Colombia comenzó su trasegar por la Copa Centenario con una victoria 2-0 frente al equipo local, Estados Unidos,  en el partido inaugural de la competición. Los dirigidos por José Néstor Pékerman controlaron los momentos, tanto adversos como favorables que se le presentaron en el encuentro, para batir a un rival que se mostró agresivo desde el inicio pero que al final resultó siendo inofensivo.

En la primera mitad, el equipo de Jürgen Klinsmann presionó la salida de Colombia y recuperó varios balones en campo tricolor. Desde ahí lanzaban balones a un hiperactivo  Gyasi Zardes que aparecía en las bandas, driblaba y complicaba a Arias o Díaz. Sin embargo sus jugadas terminaban en esas zonas porque no recibía apoyos de sus compañeros o simplemente tomaba malas decisiones. En este sentido debe destacarse la labor de Cristian Zapata y de Jeison Murillo que fueron un dolor de cabeza para un Clint Dempsey que pesó muy poco en el encuentro.

En esas llegó el gol de Zapata, quien mandó el balón al fondo de la red con un remate rastrero fortísimo  tras un cobro de esquina

Colombia trató de tocar el balón con pases de primera de intención para acercarse al arco de Brad Guzan pero le costó en la primera etapa.  Una de las circunstancias que más se repitió fue que cuando  Cuadrado recibía el balón no tenía a nadie cerca para entregárselo. Las proyecciones de Santiago Arias no fueron constantes y por ello su compañero tenía que encarar o tirar el balón atrás.  Lo mismo le pasó a Edwin Cardona que, sin embargo, estuvo más certero y resolutivo que Juan Guillermo, y tuvo más cerca a James Rodríguez.

Para la segunda mitad, Pékerman cambió de posiciones a James y a Cardona y con ello, sumado a los espacios que Estados Unidos dejó cuando atacó, el equipo cafetero creció.  El jugador de los Rayados de Monterrey se apropió del esférico y comenzó a filtrar balones para Cuadrado, Bacca e incluso James a espaldas de los defensores rivales.  En ese tramo el equipo fue dinamita pura porque el crecimiento fue colectivo.

Colombia movió el balón de derecha a izquierda,  de izquierda a derecha. Carlos Bacca, sin estar fino del todo, enloqueció a los centrales con sus movimientos. James, sin ser brillante, filtró balones y se asoció con Cardona para develar las deficiencias defensivas de Estados Unidos. Y Cuadrado fue explosivo con el balón en los pies.

Cuadrado fue una pesadilla para Fabian Johnson en la segunda parte

Debe destacarse también la labor de los centrales, en especial de Zapata. El defensor del Milán tomó decisiones muy acertadas como cubrir los espacios que dejó el desorden de los mediocampistas en algunas ocasiones e incluso liberar al equipo de la presión estadounidense, algo muy impropio de él.

Colombia arrancó con el pie derecho la Copa América pero José Pékerman tendrá que revisar varias cosas que determinarán el rumbo de su equipo en el torneo. Colombia sufrió mucho a espalda de los pivotes, donde Estados Unidos encontró un espacio gigantesco de producción que no aprovechó.  Por otra parte tendrá que buscar alternativas para posicionar al conjunto en campo contrario. El sistema utilizado en este partido no fue el más eficiente.  Sin embargo, el entrenador tiene una gran ventaja y es que cuenta con una nómina bastante variada que le podrá brindar las alternativas. Todo esto solo depende de sus decisiones y de cómo su equipo controle los momentos, ejemplo de ello este partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *