Cada entrenador acarrea un discurso, y el de Alexis García es el de la obstinación ofensiva absoluta. En situación de ataque las únicas piezas que mantienen la guardia son los centrales y el mediocentro. Dicho esto, Santa Fe juega al borde del abismo. Cuando le corresponde defender, el equipo queda terriblemente expuesto. Cada contraataque es un calvario. Es entonces que se hace indispensable ese volante de primera línea que guarda la posición, de quien se espera un esfuerzo sobrehumano. Éste ha de multiplicarse para llegar a todas partes y extinguir todos los fuegos. Un fallo puede resultar nefasto. Un acierto es combustión para el arsenal ofensivo. Ese es Alexis García: el todo o nada.

Desde el pitazo inicial Santa Fe siempre estuvo más cerca a la nada. La causa tiene nombre propio. Yeison Gordillo es aquella figura sobrehumana que describíamos anteriormente. Su presencia hace asombrosamente sostenible a esta idea extremista de equipo que Alexis García tiene en mente. La ausencia de Gordillo representa una castración irremediable y la hecatombe se hace inevitable.

Mina fue el elegido para cumplir el rol de Gordillo

Para más inri, la solución dispuesta para suplantar a Gordillo fue siempre improbable. Yerry Mina, el elegido, hace ya un tiempo que es ajeno a la posición. Ante esto Alexis decidió protegerlo hasta con tres jugadores (Seijas, Perlaza y Borja). La medida, lejos de prosperar, resultó ineficiente. Entre los cuatro ninguno goza de técnica suficiente para sacar al equipo de atrás y, en consecuencia, alejar el balón de Robinson Zapata. La supuesta fortaleza en realidad fue un atolladero que Cerro Porteño supo aprovechar a partir de Jorge Rojas.

La corta historia de Alexis García en Libertadores demostró que, entre ser patrono o ser kamikaze, éste optó por lo segundo. Apostar por el todo o nada puede resultar en el torneo local. La Copa Libertadores, por el contrario, recompensa el equilibrio. Los que transitan al borde del abismo, tarde o temprano, han de despedirse de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *