Atlético Nacional sumó su segunda victoria por Copa Libertadores, marcó tres goles y dejó nuevamente la valla invicta. El equipo verdolaga confirma las sensaciones que viene ofreciendo desde principio de temporada: su andar, al menos en la fase de grupos del torneo internacional más importante de Latinoamérica, parece ser arrollador. Al menos no parece estar encontrando rival en Huracán y Sporting Cristal.

Respuestas de Rueda al asunto del centrodelantero

Como la buena baja de Jefferson Duque significó, Reinaldo Rueda apostó una vez más por Víctor Ibarbo como “supuesto nueve”. Sin embargo, el plan o el mismo Ibarbo borró esa figura. Atlético Nacional parecía estar formando en la primera parte con un 4-2-3-X donde Ibarbo se tomaba licencias para entrar siempre en juego. Caídas a bandas, conducciones a la altura de la bomba central y desmarques a la espalda de Alberto Rodríguez. No parecía tener un rol concreto. Lo que mejor hizo en el primer período fue ofrecer apoyos de espalda, regalando dos o tres toques precisos donde tuvo participación en el 2-0 de Jonathan Copete.

Para la parte complementaria, Mariano Soso, entrenador de Sporting Cristal, buscó cortar el ritmo ofensivo local. La sustitución de Alfredo Ramúa por Josué Estrada modificó el diseño, el plan y el sistema peruano. En primer lugar, pasó del 5-3-2 inicial a un 4-3-3 definido; en segundo lugar, borró la idea de replegar y contragolpear con Gabriel Costa como hoja de ruta; y en tercer lugar, adoptó una postura de mayor posesión. Reinaldo Rueda vio cómo su oponente cambió. Y él también lo hizo.

Atlético Nacional jugó a placer

Con un Sporting Cristal jugado por el marcador adverso, Rueda lo aprovechó situando a Marlos Moreno de… ¡nueve! A Marlos le da igual si juega por fuera o entre líneas, arriba o abajo; siempre regateará a la misma velocidad y mejorará la jugada. Tanto Cazulo como Rodríguez lo sufrieron, sobre todo el peruano. Esto, por otra parte, le permitió a Ibarbo fijarse en banda y conseguir conducciones potentes de forma vertical. Nacional ganó, goleó y gustó. Armani no intervino. Y el chico Moreno se exhibió como hace siete días en el Tomás A. Ducó. Es una realidad, sí.

2 comments

  1. Que ilusionante este Atl Nacional, que de la mano de 3 juveniles -uno en cada línea- se está mostrando como el equipo que mejor juega desde ¿2005?. La seguridad que está dando Davinson Sánchez en defensa, que en mi opinión mejora a Óscar Murillo; el salto de calidad que ha dado Sebastián Pérez, convirtiéndose en el generador de juego; y por último la gran sorpresa que ha dado Marlos Moreno: Este joven delantero nos ha dejado perplejos, ya no sólo como regateador neto de banda (De estos Nacional ha tenido varios, estilo Avilés Hurtado o Jonathan Copete), Moreno se está mostrando como un futbolista que maneja más registros, para muestra, el pase que le da a Copete para el segundo gol.

    También cabe destacar el trabajo de Rueda en la salida de balón: abre los centrales, mete a Mejía formando triángulo con estos, lanza a los laterales a mitad de campo y con Sebastián Pérez y el mediapunta de momento (Marlos, Guerra, Sherman, Mac) recibiendo entre líneas.

    1. Coincido, Julián.

      Me gusta, además, que toques el tema de la salida de balón de Atlético Nacional. El semestre pasado, en mi cuenta personal de Twitter, llegué a comentar que Reinaldo Rueda no había creado un mecanismo de salida de balón eficiente con el potencial a disposición. Y ahora ya lo tiene. Creo que debe ir pensando en una opción B o C para diversos contextos que afronte, sobre todo en una Copa Libertadores con San Lorenzo, Pumas, Rosario Central, River Plate, Boca Juniors, Toluca, Racing, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *