Deportivo Cali y Atlético Nacional inauguraron el año futbolístico en Colombia.  En un partido que fue intenso en el primer tiempo y trabado en el segundo, los antioqueños se llevaron un botín importante del Estadio Palmaseca en la ida de la Superliga y tendrán que cerrar la primera final del año en casa y con el marcador a su favor.

La vuelta se jugará el miércoles en el Estadio Atanasio Girardot de Medellín

El ritmo en la parte inicial fue altísimo, en gran medida, porque ambos equipos estaban siendo verticales y el balón pasaba muy poco por la zona de gestación. En este contexto, los locales encontraron en los movimientos de Rafael Santos Borré y de Harold Preciado un arma con la cual lograron destrozar a la defensa rival en el tramo inicial del encuentro. El problema para el elenco azucarero fue que los artilleros estuvieron imprecisos de cara al arco y no lograron mandar el balón al fondo de la red.

Debe destacarse además la labor del debutante Fabián Sambueza. El argentino se tiró a la derecha y desde allí hizo daño. Sus movimientos tenían mucho sentido y generaban ventajas en favor de su equipo. Así mismo tuvo la oportunidad de mostrar que tiene buen pie y eso le caerá al equipo, sobre todo después de tener un semestre en el que pesó mucho la ausencia de Yerson Candelo.

En el otro lado de la cancha, Atlético Nacional comenzó a aprovechar los espacios dejados por su rival en las transiciones de ataque a defensa. Alguno de los tres delanteros salía de su posición para recibir, tocar y correr de nuevo. Una idea muy similar a la practicada por el equipo verdolaga el semestre pasado pero ejecutada en una zona más cercana al área. Y en una de esas, Luis Carlos Ruiz salió a recibir el balón, tiro una pared con Berrío y mandó el balón al centro del área para que Copete abriera el marcador.

Andrés Pérez y Miguel Godoy jugaron a diferentes alturas y Sebastián Pérez, Diego Arias y Daniel Bocanegra aprovecharon los espacios generados por esta situación para rematar de media distancia

En la segunda mitad la línea defensiva de Nacional ajustó. A los locales les costó seguir la idea que llevaban en el primer tiempo y, sin embargo, mandaron cuatro balones a los palos en los momentos en los que parecía claro el control visitante.

Al final los antioqueños cerraron el partido con otro contraataque y comenzaron el 2016 con el pie derecho. Las sensaciones dejadas por ambos equipos son buenas si tenemos en cuenta que vienen sin ritmo de competencia y con toda la carga de la pretemporada encima. En la vuelta, los azucareros tendrán que corregir los errores cometidos en la mitad de la cancha si quieren remontar y obtener el cupo para la Copa Sudamericana, y los verdolagas tendrán que ratificar el buen trabajo hecho en Cali si desean ganar el primer título del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *