Yimmi Chará es el gran artífice del paso de Atlético Nacional a la final de la Liga Águila II. Bajo su guía, el elenco verdolaga le dio vuelta a un marcador adverso frente a un rival que lo dominó durante los 90 minutos del primer encuentro. Debe destacarse, además, el rendimiento de Óscar Murillo y Alexander Mejía, que jugó su mejor partido desde que se volvió a poner la camiseta verde.

Alejandro Guerra volvió a ser titular

Medellín salió al gramado del Atanasio Girardot sin Goma Hernández y eso se evidenció desde el minuto 1. Nacional llenó el campo de volantes y comenzó a hacer estragos. Macnelly y Chará formaron una sociedad en la zona derecha para atraer a Daniel Torres y a Frank Fabra. La idea era abrirle el carril derecho a Gilberto García, que se encontraba con bastante espacio de maniobra en la banda derecha. Por la izquierda, Didier Moreno tenía la tarea de referenciar a Alejandro Guerra.

Ante el peligro que esto generaba, ninguno de los dos pivotes salía a acompañar las jugadas y a juntarse con Christian Marrugo y Hernán Hechalar, que se diluía con el paso de los minutos. Sumado a esto, la presión de Nacional fue agresiva y al poderoso le costó deshacerse de ella. Mejía y Pérez mordían, recuperaban y pasaban.

Mejía recuperó 3 balones, realizó 3 intercepciones y despejó 2 balones

En este contexto, Chará comenzó a hacer lo que Reinaldo le pidió desde el primer día: conducir el balón desde el centro de la cancha y asociarse con su compañero de turno, en este caso Macnelly, que ocupó el carril central. El ritmo impuesto por ellos dos, sumado al trabajo de Guerra por la izquierda y a los movimientos de Duque entre los centrales, hizo de Nacional un equipo supremamente peligroso que anotó dos goles en menos de 25 minutos.

Con el resultado en su contra, Leonel sacó a Félix Micolta a los 25 minutos y metió a Fabio Burbano. Su idea era que el recién ingresado arrancara desde más atrás y fuera el socio ideal de Marrugo. El plan no le funcionó porque Nacional no cedió y mantuvo la presión agresiva con la que desarticuló los ataques del Medellín.

Independiente Medellín no generó opciones de gol en el primer tiempo

En el segundo tiempo, Nacional bajó el ritmo pero mantuvo el orden. Los rojos no tuvieron éxito para acercarse al arco. Caicedo y Hechalar se encontraron con dos muros impasables cuando recibieron el balón, Murillo y Henríquez; Marrugo y Burbano con Mejía y Pérez que no cedieron espacio en ningún momento del encuentro. El 2-0 reflejó lo mostrado por ambos equipos en el gramado del Atanasio Girardot

Y es que de la mano de Chará, Nacional completó un partido de ensueño frente a un rival muy complicado. El vallecaucano ha sido la ficha clave del paso de los verdolagas a la Final y del esquema con el que Reinaldo Rueda dominó el torneo de pies a cabeza. Frente a Junior, los antioqueños jugarán su undécima Final de torneos cortos y tratarán de repetir lo hecho hace año y medio, cuando Valoy forzó los penales que los llevaron a la estrella 14.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *