Once Caldas y Tolima abrieron la jornada de ida de los playoffs de la Liga Águila en el Estadio Palogrande. El equipo de Alberto Gamero llegó a la eliminatoria tras ganarle en Cartagena a Jaguares y quedar en la cuarta posición del torneo, mientras que los dirigidos por Javier Torrente perdieron con el ya desaparecido Uniautónoma y desaprovecharon la oportunidad de ser una de las cuatro cabezas de serie, justamente, en detrimento de su rival.

El Once Caldas superó al Tolima durante el primer tramo del partido gracias al ritmo alto que impuso. Los envíos largos de los centrales y de Henao para los jugadores de ataque, e incluso para los interiores que aparecían bien adelantados, fue fundamental porque la defensa del Tolima estuvo lenta e imprecisa. Además de esto, Patricio Pérez y John Freddy Salazar aparecieron para ofrecer apoyos y para darle rápida circulación al balón. Fue así como el equipo generó varias oportunidades de gol y anotó.

Harrison Henao aprovechó un rebote, que generó un remate fallido de César Quintero después de una serie de toques en las cercanías del área, y remató desde fuera del área para anotar el 1-0

Con el paso de los minutos, Tolima fue reaccionando. Wílmar Barrios fue fundamental en la medida en la que recibía y le pasaba el balón a Andrés Felipe Ibargüen, que aparecía muy solo entre líneas. Ahí fue donde el caleño hizo daño porque tenía bastante margen de maniobra. Lo que salvó al equipo local fue el alto nivel mostrado por Franklin Lucena y por Hernán Menosse, que estuvieron seguros en los cierres e impidieron que Marco Pérez recibiera de cara al arco.

Para la segunda mitad, Javier Torrente envió a la cancha a Michael Ordóñez por César Quintero. Lo que el argentino quería era equilibrio. Sin embargo, el espacio que había entre defensas y mediocampistas seguía siendo amplia, razón por la que Jonathan Estrada comenzó a aparecer ahí para recibir con espacio para controlar y pasar. En esta etapa, Ibargüen apareció por la banda derecha y aprovechó los huecos dejados por Luis Murillo cuando se proyectaba y no retrocedía. El elenco vinotinto y oro se hizo del control del balón y del partido.

Once Caldas intentó contratacar pero el resultado no fue el esperado. Johan Arango estuvo desconectado y fue remplazado por un Cristian Fernandes que tampoco produjo mucho. Además de esto, John Freddy Salazar realizó un desgaste importante en el primer tiempo cuando tuvo que retroceder para ayudar a marcar y por eso en los ataques no pudo ser explosivo. Y Patricio Pérez, que era el jugador que recibía más adelante, desconoce la posición de delantero y no logró marcar diferencias, en especial si sumamos que por lo anteriormente dicho, no aparecía nadie para ofrecer apoyos.

El partido de vuelta se jugará en el renovado Estado Manuel Murillo Toro de Ibagué

Al final, Tolima no pudo empatar y el encuentro terminó 1-0 en favor del Once Caldas. Javier Torrente tendrá que corregir muchas cosas, tanto en defensa como en ataque, si quiere clasificar a los cuartos de final. Si bien su equipo mostró unos primeros minutos intensísimos, el resto del partido lo sufrió. Por el otro lado, Deportes Tolima tendrá que ser más efectivo de cara al arco, si no va a tener el mismo destino que tuvo hace un tiempo en la Copa Sudamericana, cuando Sportivo Luqueño lo eliminó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *