Hernán Hechalar es una de las grandes incógnitas para los playoffs. Quien otrora conformaba uno de los grandes tridentes que se recuerde en tiempos recientes, hoy se encuentra sumido en la discreción. ¿Qué cambió de un semestre para acá?

Sin Juan David Pérez y con Daniel Torres, Hechalar debió reinventarse

La reinvención de Hernán Hechalar surge a partir de dos momentos. El primero fue la partida de Juan David Pérez al Junior de Alexis Mendoza. Sin Pérez en el tridente ofensivo, Hechalar ya no encuentra con quién intercambiar posiciones y aparecer por cualquiera de los tres carriles para exponer eso que lo hacía diferente: su capacidad para llegar al área con sorpresa.

El segundo momento, y no menos importante, fue el cambio de discurso que significó la llegada de Daniel Torres. Leonel Álvarez tradujo la llegada de Torres en pases para el DIM. El paso a seguir debía ser sistematizar las recepciones de dichos pases para hacer sostenible el discurso. Así fue que Hechalar pasó a vivir en la banda derecha. Desde ahí es menos agresivo, sí. Pero lo que más interesaba a Leonel era hallar un continuador de los pases que aporta Daniel Torres. No decimos que Marrugo no sea un cómplice en este sentido. Lo que hace a Hechalar el verdadero continuador es que, fijo en la derecha, garantiza sistemáticamente el pase a la banda de Torres. Y así como Torres cuenta con un receptor seguro, también puede contar con que el pase le sea devuelto. Desde la banda, Hechalar está más enfocado a la asociación y menos al atrevimiento individual.

Hechalar tiene condiciones para revertir su rol secundario en el DIM

Como vemos, Hechalar ha pasado a interpretar un papel secundario. ¿Será posible revertir esto en los playoffs? Hay dos posibilidades, pero ambas conllevan riesgos. La primera, la más lógica, es devolver a Hechalar a su rol desequilibrante. Físicamente es capaz de hacerlo. De hecho, acude a su actitud de antaño en momentos de desespero. El riesgo está en que aumenta su margen de desacierto y, al apresurar la pérdida del balón, le resta tiempo a Daniel Torres para llegar a campo rival y, en efecto, el DIM es menos capaz de presionar.

La segunda posibilidad está en llevar la capacidad asociativa de Hechalar a un nivel superior. Técnicamente, también es capaz de ello. Desde la derecha, Hechalar ha dejado una serie de pases con rosca que resultan muy interesantes. La pregunta es: sin Luis Carlos Arias, ¿quién se perfila como receptor por izquierda? La solución más lógica es dar libertad total a Frank Fabra para pasar al ataque. El riesgo está en enfocar a Daniel Torres a hacerle coberturas. Esta es una opción que no parece contemplar Leonel Álvarez, puesto que en este semestre ha mostrado su obsesión por liberar a Daniel Torres de neutralizar a cambio de disfrutar de sus prestaciones ofensivas.

La banda izquierda será el termómetro en adelante para el DIM. No habrá que descartar la inclusión de Ángelo Rodríguez como segunda punta si es que es cierto que Hernán Hechalar todavía puede dar de qué hablar los lunes en la mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *