Los asistentes a la sala de prensa fueron testigos de un acto asombroso. Gerardo Pelusso, el artífice de la hazaña más importante del club, confesaba sentirse en deuda con su gente. A su parecer, su equipo pudo haber hecho mejor las cosas. Es cierto que Santa Fe fue más competitivo frente a los grandes del torneo. Es cierto que Santa Fe no fue superior en esta semifinal. Pero, pese a todo, es cierto que Gerardo Pelusso se equivocó en la sala de prensa.

Pasa que en Santa Fe no se venera al héroe, al que todo le va bien, el que se sale siempre con la suya. En Santa Fe no se venera al héroe: se lo rechaza. André Schön llegó a la misma conclusión cuando se propuso explicar la estética germana. El sentimiento alemán rechaza al héroe porque no padece, y para ser grande, primero hay que sufrir. De esta manera, Schön demuestra cómo fue que Jürgen Klinsmann devino en emblema nacional: primero tuvo que soportar una debacle mundialista en 2006 en su propia arena. Primero tuvo que sufrir.

Fue a partir de ese sentimiento alemán que Santa Fe encontró a su propio Klinsmann. Lo ovacionaron desde el primer momento, sí. Pero lo ovacionaban tanto como a cualquier otro lunfardo hablante, como si fuera en ellos la salvación. Entonces llegaron las vacas flacas y el argentino se redujo voluntariamente el sueldo. Entonces tocó a su puerta el poderoso Atlético Nacional y el argentino prefirió quedarse en un equipo que escasamente se hacía un lugar entre los ocho primeros. Entonces jugó en Liniers y lideró una remontada frustrada, enterado de la desgracia que lo privó de ver a su abuelo en las gradas. Fue entonces, y sólo entonces, que llegó las ovación más honorable: la ovación al que sabe sufrir.

Así, con sufrimiento, con agonía, Santa Fe dio el paso más importante en su historia. Todos liderados por Omar Sebastián Pérez, el argentino más santafereño entre santafereños. Con sufrimiento, porque sólo así lo respeta su gente. Gerardo Pelusso se equivocó: no es cierto que Santa Fe esté en deuda con su gente; es todo lo contrario.

One comment

  1. Grande Mono vos sabes más que nadie como es la pasión por este cardenal del alma lo llevas en tus raíces
    Alcanzar lo difícil es llegar a la gloria y la felicidad
    Gracias Mono
    SANTA FE CAMPEON DE LA SURAMERICANA 2015
    Ese es el sueño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *