El Medellín dominó a Santa Fe en el Atanasio Girardot pero no pudo ganar. El equipo de Leonel se hizo fuerte cuando el rival se replegó y los laterales tuvieron la oportunidad de asentarse en campo contrario. La labor de Frank Fabra y Carlos Valencia fue fundamental porque permitió que hubiera doblajes sobre los carrileros de Santa Fe en las cercanías del área contraria. Allí es donde apareció Hernán Hechalar para ofrecer apoyos, para desequilibrar cuando recibió el balón y para darle otro ritmo a los ataques de los antioqueños. Sin embargo fue Christian Marrugo el que tuvo la última palabra. La pausa que le puso al juego y los pases venenosos que mandó fueron fundamentales para que su equipo lograra el empate después de un gol tempranero de Wilson Morelo.

Santa Fe, por su parte, no jugó bien en Medellín pero sacó un punto que lo mantiene en la parte alta de la Liga Águila. Los dirigidos por Gerardo Pelusso se vieron sometidos al dominio rival y tuvieron problemas para contragolpear. Con el paso de los minutos Omar Pérez tuvo que retrasar su posición y allí perdió influencia. Sumemos a esto que ninguno de los otros mediocampistas logró mandar un balón que encontrara a Morelo o a Angulo con espacio para correr, razón por la cual los artilleros aparecieron muy poco en el encuentro. Debe hacerse, además, una mención especial a Leandro Castellanos que fue el que mantuvo cerrado el arco de Santa Fe la mayor parte del tiempo. Sin sus atajadas, el Independiente Medellín, que jugó casi todo el partido en las cercanías del arco santafereño, habría seguido de largo cuando empató.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *