Tal vez la final de la Copa Libertadores no fue el partido vistoso que algunos esperaban. Ambos equipos salieron a batallar por la copa. No importaron formas ni modos y no se les puede juzgar. A quién le importa tener buena letra cuando se está escribiendo historia.

Diecinueve años pesaba la camiseta de River. Diecinueve años que fueron de muchas más tristezas que alegrías. Pero los jugadores del millonario no se asustaron. La camiseta se volvió su armadura para enfrentar un equipo que estuvo lejos de achicarse porque la realidad es que el conjunto mexicano demostró, tanto en la ida como en la vuelta, porqué llegó a la final.

Este era el cuarto partido entre ambos equipos en lo que va corrido de 2015

Perdonarán los que esperaban un análisis profundo de las fortaleces tácticas de uno y otro pero la verdad es que en estos partidos valen más las ganas que la disposición táctica y eso no hay manera de analizarlo. Cómo explicar que cuando el partido pasaba por los agonizantes minutos finales del primer tiempo, cuando Tigres mejor se defendía, Vangioni decidió quebrarlo todo con un arranque atrevido que desbarató a Jurgen Damm para después exhibir toda su capacidad como pasador enviando un centro impecable justo al lugar donde Lucas Alario aparecía para empalmar una palomita preciosa que hizo que aquellos diecinueve años tan fatigantes pasaran en un instante.

Después del 1-0 todo fue cuesta arriba para el visitante. La gente se prendió y el Antonio Vespucio Liberti nunca antes se vio tan monumental. Así era imposible que River cediera. Un penal sirvió como premio para uno de los jugadores más importantes del proyecto Gallardo, Carlos Sánchez y, finalmente, un córner sentenció el encuentro. Definitivamente las finales se ganan con el corazón.

River Plate es el actual campeón de Copa Libertadores, Recopa Sudamericana y Copa Sudamericana

La tercera Copa Libertadores de River Plate termina de consolidar una era que parece brindará aún más alegrías. Es una realidad que en poco más de un año Gallardo y sus pupilos ya acumulan una Copa Sudamericana, una Recopa Sudamericana, una Copa Libertadores y un subcampeonato Nacional. Imposible negar que están marcando una etapa brillante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *