El kínder del Pecoso se halla en estado de gracia. Son jóvenes, pero juegan como estrellas. Practican un fútbol alegre y, sobre todo, dominante. Esos niños con dorsales poco carismáticos van imponiendo condiciones por donde van. Andrés Pérez es la sombra de los Benedetti, Roa, Preciado y Santos Borré. Permite que se asocien y muten posiciones sin cesar. Se entienden de maravilla. Y es que no podía ser de otra forma: se conocen desde el potrero.

Ante la partida de Yerson Candelo al fútbol mexicano, el Deportivo Cali ha respondido con la inclusión de Nicolás Benedetti. El juvenil ha expuesto una técnica sobresaliente para su edad que mezcla muy bien con su comportamiento explosivo en la cancha. Hace apenas unos meses, la revelación era Andrés Felipe Roa. Sólo nos queda disfrutar de esta brillante generación que, por ahora, parece no tener techo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *