Millonarios reincorpora a Elkin Blanco y a Harrison Otálvaro para este segundo semestre de 2015. Ambos fueron figuras importantes en el último título conseguido por el equipo embajador hace ya tres años, con Hernán Torres al mando en el banquillo. Ricardo Lunari, quien hoy da las instrucciones, no se ha topado con ninguno de los dos durante su estancia en Bogotá como técnico hasta ahora.

Ambos futbolistas juegan por dentro

Que estos dos se adapten a la realidad del conjunto albiazul en el plano futbolístico, a priori, no parece un problema. Aunque los roles que tendrán si se antojan distintos, tanto en relevancia como en funciones. Uno es mediapunta, y el otro, mediocentro. Ambos, en el 4-3-1-2 de Lunari, salvo sorpresa, ocuparán el eje vertical.

El mediocentro titular, hoy por hoy, es Fabián Vargas, con una tarea más creativa y enfocada a la dirección desde atrás que de romper el juego del contrario, donde Elkin Blanco expone sus facultades como futbolista. Si Lunari coloca a Elkin como primer hombre por delante de la defensa, no le pedirá lo mismo a él que a Vargas. Está claro. Por lo tanto, lo previsible es que el chocoano no comience el curso como titular, y sus posibilidades de ganarse el sello de ‘indiscutible’ dependen del plan que trace el jefe.

Sobre Otálvaro, quien llega luego de un semestre regular-pobre en Nacional, se puede decir que tiene la entrada al once más sencilla que Blanco. ¿Por qué? Porque las prestaciones de la posición sí encajan con su perfil a día de hoy, y porque Federico Insúa, titular en detrimento de Máyer Candelo por cuestiones de capacidad para el desgaste, no es especialmente creativo siendo mediapunta. Otálvaro lo es mucho más, y garantiza poder jugar sin perder el oxígeno el mismo tiempo que el Pocho.

Millonarios gana fondo de armario

El hecho es que Lunari adquiere dos piezas más que aceptables para esta parte complementaria del año, las cuales servirán, por lo menos, para rotar sin perder mucha calidad y competitividad. A partir de ahí, que sumen más de lo esperado está en ellos y la hoja de ruta del técnico. Veremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *