El primer semestre del 2015 recibió bastante mal al América de Cali. No sólo fracasó en los cuadrangulares de ascenso si no que, además, tuvo un nivel bastante bajo en el torneo regular, situación que lo ubica actualmente en el quinto lugar de la tabla a 12 puntos del Bucaramanga, líder de la competición. Pero no fue su posición en la tabla general la que más preocupaciones dejó, dentro del campo de juego se vio un equipo creativamente incompetente.

América no tenía un juego fluido

El conjunto escarlata luchó, no creó, peleó cada partido pero rara vez fue capaz de armar circuitos de juego lo suficientemente fluidos como para generar peligro constante en el arco rival. Fue un equipo rendido a lo individual, a los chispazos de Ayron, Urueña y Tapiero. Un equipo que intentaba atacar rápido por banda pero que no encontraba la precisión para hacerlo. Fue, sin lugar a dudas, un equipo perdido que generaba más caos que fútbol.

Pero entre tanta tormenta parece llegar un poco de calma. Porque para el segundo semestre del 2015 América hizo los mejores fichajes, al menos por nombre, desde que llegó a la segunda división del Fútbol Profesional Colombiano. Jugadores como Cristian Restrepo, Yesus Cabrera, Amílcar Henríquez y Carlos Bejarano de la liga local se suman a los extranjeros Rodrigo Canosa y Aníbal Hernández como refuerzos más relevantes.

Pero no es sólo el ruido que hace cada uno de ellos por lo hecho en su carrera profesional, es lo que generan en conjunto. Son fichajes con sentido, que buscan fortalecer el sistema por el cual parece estarse decantando Fernando Velasco, DT escarlata. Un 4-2-3-1 que América reforzará con un enganche, Yesus Cabrera, un volante externo, Aníbal Hernández, un mediocentro/interior, Cristian Restrepo, un mediocentro de corte defensivo, Amílcar Henríquez y un defensor central, Rodrigo Canosa.

Amílcar parece ser la solución para el problema del mediocentro defensivo

Con Amílcar busca cerrar el episodio nefasto que tuvo América el semestre pasado con los mediocentros defensivos, espera poder conseguir el compañero ideal para Tapiero o Cristian Restrepo, buscando solidez y salida en la primera línea de volantes. También le da la opción de jugar con un 4-3-3 sacrificando al enganche para jugar con dos interiores, sistema que seguramente usará contra rivales más exigentes.

Aníbal Hernández llega al equipo con la posibilidad de jugar de volante o extremo por derecha, posición en la que prácticamente no tiene competencia. El semestre anterior debido a la carencia de un jugador en esa posición el conjunto escarlata se vio obligado a utilizar futbolistas que no estaban acostumbrados a ejercer de extremos.

Con Yesus gana un enganche mucho más agresivo y móvil, acostumbrado a ocupar muy bien el frente de ataque generando muchos espacios con su regate, además aprovecha para dejar a Neider como un revulsivo muy interesante para enfrentar líneas defensivas estrechas que necesiten de un pase entre líneas antes que un regate.

Se puede decir que el segundo semestre del 2015 comenzó bastante bien para América, Velasco tiene los hombres que pidió y ahora sólo queda esperar que el equipo que tanto peleó en la primera parte del torneo comience a jugar en la segunda parte del campeonato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *