Macnelly Torres y Alexánder Mejía vuelven a Atlético Nacional y con ellos llega Yimmi Chará. Así mismo aparece como nuevo timonel del equipo el vallecaucano Reinaldo Rueda, que viene de dirigir a la selección ecuatoriana en el mundial de Brasil. Las expectativas que está levantando el equipo verdolaga son bastante altas y no es para menos, las directivas mantuvieron la mayor parte de la nómina del semestre pasado y trajeron tres jugadores de primer nivel para enfrentar los torneos domésticos en el segundo semestre. El objetivo principal es claro: la Liga Águila II de 2015.

Para este nuevo proyecto que comienza en Nacional habrá bastantes cambios en el modo en el que el equipo estaba jugando. El regreso de Macnelly le devuelve al cuadro verdolaga la posibilidad de potenciar el juego interior. La vuelta de Mejía le dará precisión en la entrega de los envíos largos y en la ocupación de espacios en las transiciones de ataque a defensa. La incorporación de Chará le brindará más sentido a los jugadas que elabore el conjunto por banda derecha. Sin embargo, eso no va a ser lo único que va a cambiar en el verde de la montaña.

La salida de juego

Franco Armani afirmó que “lo principal que nos pide (Rueda) es que no complicarnos en el arco”, a diferencia del cuerpo técnico anterior que le pedía a los porteros que tratarán de salir jugando siempre. El principal beneficiado de esto será el guardameta argentino que, al no tener buen juego de pies, cometió varios errores que determinaron los resultados de varios partidos el semestre pasado. En esta nueva etapa se verán más balones luchados en la mitad de la cancha y menos errores de entrega en las cercanías del arco verdolaga.

La presión sobre la salida del rival

En el encuentro amistoso que enfrentó a Nacional y a Vélez Sarsfield, que ganó el equipo colombiano por 3-1, se evidenció que el entrenador quiere que su equipo ejerza presión sobre la salida del rival. La idea es que los delanteros puedan aprovechar las ventajas que ofrece el rival cuando pierde el balón en las cercanías del área.

Se buscará entonces aprovechar la precisión de Macnelly Torres para enviar balones largos y la velocidad de algunos jugadores de ataque, como Orlando Berrío, Yimmi Chará o Jonathan Copete. Allí el equipo podrá encontrar oportunidades para anotar.

El trabajo de los extremos

Una de las diferencias que va a haber entre el equipo de Reinaldo Rueda y el de Juan Carlos Osorio va a ser la manera en la que se mueven los extremos en la cancha. La idea del nuevo entrenador es que estos jugadores reciban el balón y corran hacia el centro. Esto va a desembocar en varias cosas. Lo primero es que el conjunto comenzará a hacer toques de primera intención y abrir espacios en las bandas, lo que permitirá que se proyecten los laterales y hagan parte del juego ofensivo. Lo segundo es que esto mantendrá atados a los volantes centrales, razón por la cual el equipo sufrirá menos en las transiciones de ataque a defensa. Los jugadores que, a priori, pueden adaptarse a este sistema son Yimmi Chará y Andrés Ramiro Escobar, que son los que tienen mayor calidad técnica. Sin embargo para Jonathan Copete y Orlando Berrío esto no supondrá un problema si tocan de primera intención y comienzan a correr.

La labor de los atacantes

En el contexto mostrado anteriormente Luis Carlos Ruiz se puede ver más beneficiado por el modo en el que podría jugar su equipo. Al samario le va bien pivoteando y asociándose con sus compañeros. En ese sentido, cuando el artillero retroceda arrastrará marcas y abrirá espacios para que los extremos. o incluso los laterales. ingresen al área y queden de cara al arco. Sin embargo, la situación no es negativa para Jéfferson Duque. El goleador antioqueño va a morder, va a fijar a los centrales y va a luchar con sus rivales los balones que le envíen. Si Nacional logra ejecutar su plan, los delanteros tendrán muchas oportunidades para anotar.

****

El proyecto de Reinaldo Rueda ya está en marcha. Como ya se dijo, las directivas mantuvieron la mayor parte de la nómina y trajeron a 3 jugadores que van a potenciar las deficiencias que tenía el equipo el semestre pasado. De la mano de dos viejos conocidos, Nacional podrá hacer historia o simplemente podrá dejar una anécdota del equipo que pudo ser y no fue. El fin de semana veremos cómo inicia esta nueva historia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *