José Paolo Guerrero aprovechó todas las ventajas que ofreció la defensa boliviana para anotar un hat-trick y poner a Perú en las semifinales de la Copa América. El nuevo delantero del Flamengo, con la ayuda de Claudio Pizarro que siempre sabe cómo y cuándo moverse para arrastrar marcas y abrir espacios, en varias oportunidades encontró en el área rival un lugar para quedar cara a cara con el portero rival, para rematar y, en definitiva, para anotar tres goles.

Esto no hubiera sido posible sin el trabajo realizado por las bandas, en especial por la izquierda. Allí apareció una de las grandes revelaciones del torneo, Christian Cueva. El jugador de Alianza Lima le hizo mucho daño a los bolivianos por su lado. Con el balón en los pies, el volante se apropió de una buena porción del campo y activó a sus compañeros. En el primer gol, Juan Manuel Vargas se proyectó por primera vez en el encuentro como consecuencia del arrastre de marcas que hizo Cueva con el balón. Al ver que el lateral izquierdo ya estaba posicionado en campo rival y con el suficiente espacio para centrar, el jugador nacido en Trujillo le pasó el balón para que el de la Fiorentina hiciera su trabajo y encontrara al segundo máximo goleador de la historia de la Selección de Perú de cara al arco.

Cueva fue el eje del contrataque que terminó en el segundo gol de Guerrero

Por su parte, Bolivia intentó aprovechar los espacios dejados por Luis Advíncula cuando se proyectaba. Allí aparecían Marcelo Martins, Martín Smedberg y Leonel Morales para provocar faltas o lanzar centros. En esas jugadas se gestaron las pocas oportunidades que tuvo el equipo de Mauricio Soria para anotar. Sin embargo, los centrales peruanos y el portero Gallese estuvieron atentos para sacar el balón del área.

En definitiva, el conjunto que dirige Ricardo Gareca ya está encontrando un plan de juego y lo está comenzando a ejecutar de manera eficiente. En las semifinales, frente a Chile, el reto será mayor. Ya veremos si Perú está a la altura del desafío que supondrá vencer a la Selección de Jorge Sampaoli en su casa. El equipo de Cueva y Guerrero tendrá que exigirse al máximo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *