Hay preocupación en Colombia. Su debut en Copa América dejó una imagen para nada alentadora. La razón es que Colombia mantuvo la misma tara en los 90 minutos de partido ante Venezuela: el control del juego desde atrás. Ninguna de las piezas comprometidas en la salida de balón pudo revertir la inferioridad. ¿Qué nos queda esperar de Colombia ante Brasil?

Pékerman ha demostrado confianza en la capacidad de Zúñiga para generar juego

A raíz de la escasa generación de juego desde atrás, no sería extraño ver a Juan Camilo Zúñiga en la partida inicial acompañando a Carlos Sánchez o Edwin Valencia en el doble pivote. Ya ocupó la posición en el amistoso ante Brasil este mismo año. Podríamos estar hablando del jugador más creativo del plantel colombiano. Pero, actualmente, Zúñiga no representa una solución garantizada. Las lesiones lo aquejan desde hace un tiempo ya considerable y su estado de forma está muy por debajo de su potencial.

La buena noticia es que Zúñiga no tendrá una responsabilidad exagerada encima. A su labor puede contribuir Jeison Murillo. Murillo no sobresale por su salida de balón, claro, pero sus entregas son aceptablemente cómodas para el receptor y se atreve a romper líneas de presión si le marcan líneas de pase seguras. Otro buen cómplice de Zúñiga podría ser Pedro Franco. El central bogotano tiene buenos recursos para sacar el balón, sobre todo cuando se trata de montar contraataques. El riesgo de jugársela con Franco es la rigidez de su cadera, que en la mismísima zona de Neymar, estaría condenada a padecer.

Pero la salida de balón no necesariamente es el peor mal de Colombia. Ante Venezuela, Colombia fue incapaz de emprender contraataques a falta de calidad en el robo. A los jugadores que sobresalen en dicho aspecto –Zapata y Murillo–, se les vio defendiendo dentro del área exclusivamente.

Álex Mejía para desconectar a Neymar

La solución mas lógica sería Alex Mejía en la partida inicial. El ex Nacional podría resultar una buena forma de compensar el déficit de recuperación en la medular. La inclusión de Mejía sería coherente para mantener la crisis que mostraron Elías y Fred para encontrar a Neymar ante Perú. Además, sus soluciones con balón le caerían muy bien a Colombia: Mejía busca mucho a sus delanteros con envíos largos.

La precariedad de Colombia en la primera línea del medio tiene origen en la convocatoria y el partido ante Venezuela fue muestra de ello. El presente texto enfatizó en soluciones que no pasan de ser hipotéticas. Porque urgen soluciones: enfrente estará nada más y nada menos que el temible Neymar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *