El fútbol colombiano vivió de un semestre exótico, con partidos rebosantes de emociones y jugadores que dejaron ver de qué están hechos. Quizá haya sido el semestre con el nivel futbolístico más alto de los últimos años; los playoffs así lo confirmaron. La expectativa para conocer quién iba a ser el nuevo campeón crecía y tan sólo quedaban 90 minutos.

El partido de vuelta iba a estar marcado para el DIM por dos bajas importantísimas dentro de su estilo y esquema mostrado a lo largo de la Liga. El equipo antioqueño no iba a contar con Christian Marrugo (suspendido) ni con Juan Fernando Caicedo (lesionado). La lesión del delantero había sido el punto clave para que Medellín empezara a competir al mismo nivel del Cali. El cambio obligatorio de Caicedo llevó a Leonel Álvarez a modificar su dibujo táctico y pasó de la habitual defensa de 4 a jugar con 5 en el fondo y 4 volantes. Aventajar en la mitad, donde Roa y Candelo jugaban a placer, y exprimiendo los costados. Además, tener una línea de pase mayor para tener dominio del cuero fueron los motivos del técnico del DIM para mudar de piel. Un tercer central concedió el equilibrio entre defensores y mediocampistas, mayores opciones ofensivas y fue otorgando el control del partido. La pregunta en el Atanasio Girardot era: ¿Leonel iniciaría la partida con el 5-4-1 que mostró en el partido de ida?

Juan David Pérez era la carta de ataque

Con la sola obligación de ganar, Independiente Medellín no supo guiar sus ataques. La labor de Brayan Angulo no fue ventajosa para sus compañeros, su desacierto con la pelota frenó los avances de su equipo. Los movimientos de Charles Monsalvo entre los centrales del Cali no brindaron ayudas, sino escasas oportunidades para que Angulo intentará filtrar un pase entre líneas, así que la desconexión en el juego interno más el dominio de Andrés Pérez sobre Angulo y Hechalar obligaba al DIM a buscar el juego por los costados. El equipo del Pecoso Castro defendía muy cerca de su arco y no cedía demasiados espacios para que Hechalar se vistiese de organizador y tirara diagonales y Juan David Pérez corriera con metros. A pesar de que el Cali había preferido resguardar las espaldas de sus laterales y mediocentros, Juan David Pérez desde la izquierda logró desordenar a cada uno, a todos ellos. El cordobés estando frente a Helibelton ganaba los duelos y además exigía a que Nasuti saliera a cubrir a Palacios, pero el espacio concedido por el central no fue ocupado por Monsalvo ni con apariciones de Hechalar o Angulo.

Deportivo Cali no supo contraatacar

Esperar y salir como hienas en busca de alimento quizá fue lo que expresó Castro a sus jugadores cuando ellos debían atacar. La lectura de juego en ofensiva fue muy pobre. Cali abusó de los lanzamientos en largo para Preciado y Casierra que perdieron la mayoría de los duelos ante Herner y Mena. No habían más de tres toques para intentar llegar al arco de Silva, el intento de sorpresa no fue fructífero, los dos puntas de Cali estaban sin compañía y además existía una amplia ventaja entre los delanteros y Roa o Candelo. El abuso de verticalidad no le permitió al equipo azucarero sumar jugadores en ataque ni sacar petróleo del juego exterior. Candelo fue más un apoyo defensivo y restó profundidad a su equipo. La única ventaja y oportunidad clara de llegar al gol fue provecho de la deficiencia del fútbol colombiano, el juego aéreo, en el que tanto dominio había tenido DIM con Diego Herner.

Medellín volvió a jugar con 3 centrales

La segunda parte estuvo marcada nuevamente en el cambio de sistema por parte del Medellín en la que el Cali no se quedó atrás, también vio necesario modificar. Álvarez había aventajado a Castro en la ida. Leonel rectificó donde fallaba su escuadra y qué necesitaba para superar al imperial Andrés Pérez que no permitía a su equipo tambalear. Volvió con tres en defensa. Medellín dio pasó al 3-1-3-3 y el equipo dinámicamente estuvo mejor. Didier Moreno estuvo como mediocentro y, por delante de él, Daniel Hernández en la derecha, Hechalar en la izquierda y Angulo en el centro. Coparon la mitad del terreno y arriba formaron un rombo dispar donde Monsalvo logró generar algo de ventaja con sus movimientos dentro del área. Pérez seguía siendo incisivo por izquierda y se ofrecía como receptor del pase en diagonal de Hechalar. Sin embargo, Morelos poco aportó desde la derecha. Cali también varió su esquema, cambió jugadores. Fernando Castro renunció a la pelota y defendió el resultado. Un clarísimo 4-4-2 que tenía en la segunda línea a Andrés Pérez y Balanta como mediocentros. Víctor Giraldo y Juan David Cabezas trataron de taponar las vías de acceso para que los de Leonel no potenciaran el juego externo. La diferencia del DIM estuvo en los pocos pases entre líneas que consiguió filtrar Brayan Angulo, Hernández falló en demasía y a pesar de activar a los de arriba careció de precisión para pasar. Cali mantuvo la concentración en el partido y pese a que sus jugadores fueron superados, aparecía un compañero a cubrir su espalda en pos de enmendar el error.

El equipo verde de Cali es la viva representación de su técnico. Un grupo intenso, con sed y energía contagiosa. Pecoso defendió y confió en un montón de chicos que sonríen y gozan jugando al fútbol. Les pidió actitud y esfuerzo, casi nada si se fija en que a los jóvenes que comanda les sobra aptitud. Obtuvieron el título de campeones 10 años después. En el recuerdo de este título quedarán nombres como Rafael Santos Borré, Harold Preciado, Andrés Felipe Roa, Kevin Balanta y 14 juveniles más que decidieron jugar y ganar partidos. Los veteranos como Andrés Pérez y el mismo Sir Castro eligieron el título, porque las finales se juegan; si no es así, no se ganan.

2 comments

  1. Exelelente comentario muy clara definición buen análisis del partido y del planteamiento de ambos técnicos muy conciensudo y mesurado

    1. Gracias Javier. Te agradezco por tomar el tiempo de leer el artículo y te invito a que sigas compartiendo con nosotros a través de la web y nuestras redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *