Una aventura está próxima a dar inicio el 6 de junio. Se trata de la Copa Mundial Femenina de Fútbol que se llevará a cabo en Canadá. Será la séptima edición del certamen, y tendrá consigo por primera vez veinticuatro naciones, y no dieciséis. El combinado patrio femenino quedó ubicado en el Grupo F, donde comparte plaza con México, Francia e Inglaterra.

Las chicas de la Selección Colombia Femenina, dirigidas por Felipe Taborda, llevarán a Canadá un sinnúmero de ilusiones y un objetivo claro: obtener el título que las consagre campeonas del mundo en territorio norteamericano.

El vallecaucano dio a conocer a las 23 futbolistas que representarán a Colombia en esta competición internacional. No se halla sorpresa alguna en la lista de convocadas, son integrantes con mucho recorrido que han hecho parte del proceso, un proceso que se vio exaltado por tan buenos resultados y por llevar al país a instancias realmente importantes. En la Copa América Femenina que se realizó en Ecuador, por ejemplo, las chicas de la tricolor quedaron subcampeonas, finalizando el torneo invictas y con la valla menos vencida. Todo ello se convirtió en una válida razón para seguir de cerca a este grupo de futbolistas

En el equipo de Taborda siempre ha sido prioridad la tenencia del balón, sin dejar a un lado la activación física y todo lo que ello involucra. Una de sus estrellas es Yoreli Rincón, jugadora emblemática, clave y determinante. Su presencia le atribuye al equipo ese toque movedizo necesario para encontrar los espacios adecuados y necesarios. La número 10 es la encargada, en gran parte, de la creación de juego –podría decirse fácilmente que todo pasa por sus pies–. Es tarea sencilla darse cuenta que el orden y el trabajo táctico juegan un papel estelar en cada partido que disputa el combinado nacional. Por otro lado, Daniela Montoya, volante paisa, que tiene como función definir el plan de ataque y filtrar pelotas, logrando así romper líneas y encontrar bien parada a alguna de sus compañeras en zona ofensiva, se convierte en pieza fundamental e imprescindible dentro de lo que pretende el entrenador.

Echando un vistazo hacia la zona defensiva, se destaca Nataly Arias, una referente en esa línea por el carácter que le imprime al equipo. Defensora central que cuenta con una facilidad indiscutible para moverse con rapidez y soltura, es capaz de acompañar en el frente de ataque por sus desplazamientos y crear de manera casi extraordinaria peligro en el juego aéreo en el salto.

Defensivamente suelen dar uso a la presión alta y la recuperación rápida de la pelota, pero ofensivamente aparecen problemas a la hora de concretar las jugadas. Además, a menudo, es posible observar pocos desmarques de apoyo o ruptura mediante diagonales; es decir, sería ideal ver un mayor número de movimientos que tengan como objetivo la distracción por parte del rival para así encontrar y crear roturas dentro de la cancha a explotar.

En los pasados encuentros de la Copa América en Ecuador, la Selección Colombia Femenina hizo poco uso de las triangulaciones para profundizar las jugadas y el esférico al máximo, pero son precisamente esas las correcciones que está haciendo Felipe Taborda en el equipo. Está buscando en cada línea las falencias que puedan atentar con la obtención del mérito pretendido en el estimulante torneo que se aproxima.

Y es así como toda la atención está puesta en el próximo 9 de junio, fecha del debut ante el combinado mexicano que, sin lugar a dudas, se ha convertido en un rival fuerte y difícil de enfrentar, disputando así por tercera vez este certamen tras asistir a Estados Unidos (1999) y Alemania (2011).

 “Queremos hacer una digna representación, sabemos que no va a ser fácil por la calidad de equipos que nos han tocado, pero no hay nada imposible, trabajando se van a poder lograr muchas cosas”, sentenció Taborda, abriéndole las puertas al optimismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *