Jhony Cano es un futbolista que reúne características distintas, es una mezcla de toques, regates y chispas de creatividad. Su inteligencia para moverse en el campo es infravalorada y pasada por alto hasta por algunos de sus rivales; pero si hay alguien que le conoce y estima su talento, ése es José Fernando Santa. Se conocieron en Cartagena y ahí empezaron un romance deportivo que ha visto sus frutos en un par de años. A pesar de la distancia que existió entre ambos en 2014, el feeling es el mismo o aún mayor, se han vuelto a encontrar, y ahora juntos han llevado a Atlético Huila a instancias finales.

José Santa potenció en Cano un mediapunta y “falso 9”

En el último mejor año que tuvo Real Cartagena en la segunda división –año 2013– contó con un tridente estelar y que marcó una diferencia ante el resto. Jhony Cano, Yorleys Mena y Yesus Cabrera fueron los protagonistas de un equipo que desplegó un fútbol vistoso y enamoradizo. Santa encontró en el equipo heroico a Jhony como extremo. Su velocidad y cambio de ritmo le permiten jugar pegado a la cal y hacer diferencia en el uno contra uno, pero sus cualidades técnicas, calidad en el pase y su buena lectura de juego llevaron a ubicarle como mediapunta para fortalecer el juego interior. No le costó nada al futbolista cartagenero adaptarse al estilo de Santa, pues, por su paso en La Equidad había jugador como interior adelantado bajo las órdenes de Alexis García.

Jhony es uno de los más participativos e influyentes en el juego de Atlético Huila.

Cano reúne música y baile en todos sus géneros. Dependiendo el equipo que esté al frente decide qué ritmo poner y a qué velocidad jugar. Jhony cuenta con la facilidad de armar juego y sostener la posesión del cuero sin muchos inconvenientes, esconde la pelota y la muestra para dar un último pase que termina siendo diferencial en los partidos. La facilidad que tiene para retrasar un par de metros e ir organizando las jugadas pensando en el espacio atacante le permiten ir al compás de David Ferreira y hacer de Huila un equipo ordenado con la pelota en 3/4 de cancha.

 Quienes más gozan de los movimientos de Cano son Ferreira, Lerma y Chávez

Cano puede ser tranquilidad y calma al conducir los ataques, o ser intenso y punzante cuando ya ha detectado el espacio vacío. Su elección es correcta generalmente. Busca siempre el sitio para recibir libre, lo encuentra, pasa a un compañero y pica al espacio vacío anteriormente creado. La zona izquierda –estando perfilado– es su preferida, gestando los mejores instantes de su equipo. La movilidad de Cano libera y entrega espacios a Lerma, Chávez y Ferreira, entre ellos permutan posiciones y los defensores pierden la referencia de cada éstos provocando desorden y hallando sitios para rematar. Él ha repartido asistencias y ha mostrado su lado más inteligente y pasador. En lo que va de la temporada ha participado directamente en 14 anotaciones de las 33 que ha marcado su equipo (6 goles y 8 asistencias).

El punto flaco que tiene Jhony (y su equipo) es el juego aéreo, salvo los zagueros. Sumado a la poca labor defensiva que realiza Cano. Si bien su repliegue no es lento, hacer el esfuerzo de retroceder y añadir ayudas defensivas le desvía y le roba la oportunidad de manejar los contragolpes. Jugar de espaldas al arco tampoco es su fuerte. Retiene bien, pero su giro es aceptable y le cuesta desenfundar de media distancia en dichas condiciones. Detalles que seguro ya están trabajando e irán mejorando: la mano de Santa y el pie de Cano están conectados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *