Nacional chocó contra el suelo. Atrás quedaron los mejores momentos de un equipo que lo supo ganar todo en su país y que dio todo de sí para competir contra los grandes del continente. En los octavos de final de la Copa Libertadores, el equipo que dirige Juan Carlos Osorio se vio superado en el primer partido por un rival que explotó al máximo sus debilidades y lo dejó tambaleando. En la vuelta, y aun tambaleando, el equipo intentó recuperarse y superar la cerca eléctrica. Esto no fue suficiente y el equipo colombiano quedó eliminado del torneo continental.

Frente a Emelec terminó la cuarta participación internacional de Nacional en la era Osorio

En el primer tiempo, las intenciones eran claras. La idea del entrenador era que su equipo explotara el juego por las bandas y para ello mandó un 1-4-1-4-1 en el que destacó la presencia de Elkin Calle y Harrison Otálvaro. En algunos tramos del partido esto funcionó porque cuando Farid Díaz abrió la cancha y Berrío recibió, Elkin corrió a espaldas de Bagüí o detrás de Orlando para desatorar, y Harrison se movió por esa zona para estirar y abrir espacios. La idea era que sus compañeros encontraran mayor comodidad a la hora de centrar.

Emelec, por su parte, solo presentó un cambio con respecto al equipo que ganó 2-0 en Manta. Fernando Gaibor jugó por Mauro Fernández, que estaba lesionado. Ómar De Felippe montó una cerca eléctrica que el rival solo pasó una de las tres veces que necesitaba hacerlo. Hasta el momento en el que Pedro Quiñónez se hizo expulsar por una falta bastante fuerte sobre Harrison Otálvaro, la visita solo sufrió cuando Calle, Otálvaro y Berrío se juntaron. Aquí entonces debe hacerse una mención especial a los dos centrales de Emelec, Jorge Guagua y Gabriel Achilier. Ellos dos realizaron un trabajo eficiente a la hora de frenar las aproximaciones por el centro del rival.

Valencia, que apareció en el carril central, estaba desubicado y no aportó mucho al juego de su equipo

Con un jugador más y con dos modificaciones arrancó la segunda mitad. Yulián Mejía y Pablo Velázquez ingresaron por Elkin Calle y Juan David Valencia. El esquema del equipo pasó a ser 1-3-1-3-3. La figura de Farid Díaz emergió cuando comenzó a abrir la cancha con sus envíos aéreos. En la corrección que hizo Osorio, Luis Carlos Ruiz apareció por izquierda y comenzó a ser un dolor de cabeza para Narváez porque, después de enganchar, mandó centros que buscaron la cabeza de Velázquez, de Berrío y de algún jugador más que apareciera en el área. Sin embargo, la hiperactividad de Ruiz se fue diluyendo y con ello las opciones de remontar. El equipo no era claro pero encontró en los tiros de esquina la oportunidad de hacer daño. Así fue como llegó el 1-0 y la chance más clara de anotar el 2-0, que fue el cabezazo de Nájera que rebotó en el poste superior del arco de Dreer.

Al final, Nacional lo dejó todo pero no fue suficiente. Los errores del partido de ida le costaron la clasificación a los cuartos de final de la Copa Libertadores. La cerca eléctrica resistió la arremetida del equipo colombiano y ya espera por un nuevo reto, ya espera por los Tigres de Monterrey.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *