Cuando Luis Carlos Arias se lesionó el partido cambió. En su lugar tuvo que ingresar Juan Daniel Roa a ocupar la posición de lateral izquierdo. El jugador bogotano, cuyo hábitat natural es la banda derecha, tuvo problemas para detener a Orlando Berrío, que olió la sangre y devoró. Las mejores oportunidades de gol llegaron cuando el cartagenero encaró y centró. Nacional, sin brillar, dominó el encuentro frente a un Santa Fe carente de ideas, velocidad y eficacia en las pocas chances que logró crear.

Otra cosa que debe destacarse de este encuentro fue la actuación de Harrison Otálvaro. Como se dijo en la previa, si el vallecaucano aparecía como puente para facilitar la circulación y romper las líneas defensivas del rival, Nacional haría daño y así fue. El ex Millonarios se mostró más activo que en los encuentros anteriores que jugó e influyó con sus pases.

Desde el 10 de agosto de 2014, cuando Nacional goleó 5-0 a Millonarios, Otálvaro no participaba en un gol de su equipo

En definitiva, Nacional confirmó su clasificación a los playoffs y volvió a respirar con tranquilidad después de una semana complicada. Santa Fe, por su parte, jugará los dos partidos más importantes de su semestre frente a Estudiantes y Millonarios. Ambos equipos tienen mucho por mejorar y el calendario los está apretando, sobre todo a los cardenales. El partido de las 10:00am dejó más dudas que certezas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *