Atlas asestó un golpe de autoridad en su visita a Tijuana y se puso líder del torneo mexicano. Sus mediocampistas destacan por su notable nivel técnico y, a pesar del campo sintético de Xolos, no tuvieron inconvenientes para mostrar su gran juego asociativo. Aldo Leão Ramírez fue importante haciendo tres cosas: recibía el primer pase en el círculo central para enseñar sus dotes como organizador del juego; se abría pegado a la banda derecha para atraer a los dos mediocampistas de Xolos y generaba espacios por dentro; o se metía como mediapunta para cambiar de orientación hacía el paraguayo Caballero, buscar la pared con Barragán o intimidar con su golpeo a portería. Cada intervención del internacional colombiano agilizaba las posesiones de su equipo y retrasaba a Tijuana en el campo.

Aldo Leão es el centrocampista más categórico de Atlas

Es cierto que los visitantes no van sobrados de calidad diferencial en la última zona, pero a su modo, iban goteando disparos que, sin peligro, evitaban que Xolos corriera. Como Tijuana tenía que iniciar desde atrás, Atlas se replegaba y trabajaba con sus interiores, Aldo Leão y Juan Carlos Medina, sobre Arango y Güemez. Los locales no pudieron lanzar nunca. La única solución la aportó Dayro Moreno, quien venía al apoyo en el costado izquierdo del mediocentro de Atlas y permitía sacar un poco a su equipo. El control del partido fue de los visitantes hasta que, en un par de errores en la salida, Dayro pudo encontrar el balón en el área y castigó: una asistencia y un tiró al horizontal fueron la muestra de lo determinante que es Moreno.

Dayro sigue demostrando que es un factor diferencial en México

El segundo tiempo vio como el carrilero derecho de Atlas, Daniel Álvarez, aprovechaba el déficit de los locales en su basculación y profundizaba por su carril. Aldo Leão ya no tenía que ir a la banda, pero a cambio, se movió por la frontal del área donde la genialidad que tiene en el último pase podía marcar la diferencia en cualquier suspiro. No fue hasta el ingreso de Christian Suárez que pudo sacar rédito a esos balones venenosos. Los goles de Barragán y Caballero dieron más coherencia a lo que sucedió en el partido. Atlas cedió terreno buscando los espacios y no sufrió atrás, salvo en un par de jugadas ajenas al desarrollo del encuentro, donde Dayro, por pura calidad individual, se fabricó un par de remates con cierto peligro. La liguilla le va a llegar a Atlas en el mejor momento del semestre. Xolos ahora no lo ve tan claro.

One comment

  1. Emocionante texto, Eduardo. Gracias. Cuánto vamos a extrañar a Aldo en la selección. En sus mejores días era el guardián de nuestro estilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *