Hace nada José Izquierdo era el mejor futbolista de la liga colombiana. Por lo menos era el más determinante. Su fútbol se basaba en un regate portentoso que empezaba en zonas de base de la jugada y que termina en la frontal donde sacaba a relucir su otra gran arma: su gran golpeo con pierna derecha. En Bélgica ya ha demostrado algo de eso, pero su fútbol todavía no ha logrado adaptarse al viejo continente. Esa falta de aclimatación le costó a su equipo oportunidades de triunfo ayer ante el Dnipro y es que si Izquierdo hubiera logrado ser él mismo, su equipo hubiera sumado ventajas que lo hubiera acercado a la victoria.

Izquierdo no ha terminado de acomodarse a Europa

Pero, ¿qué es ser José Izquierdo en el fútbol europeo? Es muy difícil que Izquierdo pueda repetir en Brujas su jugada favorita: recibir el balón de espaldas en zona del lateral zurdo, esperar a que lo presionen, girarse y eliminar rivales con su giro para luego conducir a zona de definición para golear o asistir. Esa jugada era posible gracias a contexto del fútbol colombiano, con sistema defensivos poco pulidos y toneladas de espacios. Izquierdo tenía tiempo para pensar y ahí su físico y su técnica marcaban diferencias. En Europa el escenario es distinto. No sólo los sistemas defensivos a los que se enfrentan están más preparados para detener a jugadores como él, sino que su físico y su técnica no son una ventaja abismal. Sin tiempo para pensar, Izquierdo duda en su trayectoria y no tiene el respaldo que sí tenía en Colombia para eliminar a todos los rivales. Las dudas de Izquierdo lo llevan a perder el control del balón, a equivocar la trayectoria, a dar tiempo al sistema defensivo a recomponerse. Si Izquierdo no dudara, si pudiera ser agresivo desde su primer contacto con balón y ser mucho más continuo en sus desmarques, su fútbol daría a su equipo ventajas que hoy no tiene. De lograr ese cambio de chip depende el éxito de su aventura en el fútbol de élite. Tiene tiempo.

2 comments

  1. Aunque a muchos, como tú, Eduardo, les guste su aportación en el juego interior, a mii me encanta sobre la izquierda. Su influencia es recibir cómodamente, buscar el espacio interno y sacar a relucir su perfil diestro. Especie Cardona, pero menos “mágico” y más “explosivo”. La noción respecto a Izquierdo en Europa es que en clave Jupiler Pro League es abismalmente diferencial; en cambio, en competición internacional, salvo chispazos, no hemos visto al Izquierdo del último año del Once Caldas. Seguramente por lo que comentas: “los sistemas defensivos a los que se enfrentan están más preparado para detener a jugadores como él”.

  2. Yo estoy con Ricardo en que la adaptación a Europa que ha llevado a cabo hasta el momento le sirve para ser uno de los mejores jugadores de la liga en Bélgica, donde las defensas tienden a ser bastantes débiles aunque mejores que en la Eredivisie, por otro lado. Sin embargo, le falta ese puntito para llegar a ser diferencial en competiciones europeas, es quizá el único punto que me hace dudar de cara a que salga o no este verano, no está al nivel de Bacca en su año de debut con el Club Brugge. Creo que le vendría bien otra temporada más en Bélgica aunque como ya dije, en el campeonato local es diferencial, de ahí que fuera el máximo goleador del equipo en fase regular con 10 tantos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *