En estas últimas semanas la Liga mexicana nos viene ofreciendo resultados divertidos, largos y ajustados. Por ejemplo, nada más la semana pasada, nos regaló un León 4-5 Querétaro y un Tijuana 3-4 Monterrey. En este caso, el Santos – Chiapas no fue la excepción. Y menos con Caixinha en un banquillo, los cuatro colombianos en cancha y, sobre todo, uno de ellos la figura.

Pese a un principio marcado por el juego directo, rápido y vertical, Santos y Chiapas regalaron 90 minutos a un ritmo alto y de constante ida y vuelta. Para el deleite del espectador y el enojo del entrenador, los kilómetros que obsequiaban ambos entre líneas eran los puntos fuertes a atacar para el rival. Djaniny se hizo importante, como de costumbre, jugando de espalda, tocando de primera y atrayendo en banda para trenzar con Rentería y sus movimientos interiores. Andrés ha evolucionado a su juego de banda, pegado a la cal, sin despegarse de la orilla, el juego por dentro. Caixinha ha hecho de un extremo puro un prospecto especial y peligroso con mejores lecturas y decisiones en el juego. Pese a que no deja de ser un extremo vertical, le ha sumado a sus facultades diagonales con hambre de gol, con vocación de área, voraces e insistentes. Rentería aportó dos goles y una asistencia en la que sumó timing y cabeza, detalles que hasta hace unos meses no eran característicos y pensados en él. Hasta ya parece agresivo.

Andrade realizó una primera mitad sobresaliente en el apartado colectivo

Chiapas se topó, pese a su línea de cinco defensas, con dos monumentales escollos. Pero en esa inoperancia, en esa anti-competitividad, destacó Andrés Andrade. El ex del Tolima, hoy más segundo pivote o interior de apoyo que propiamente mediapunta, juntó al bloque defensivo y ofensivo con su físico y presencia en ambas áreas al mejor estilo de un box-to-box clásico. Sin embargo, fue hasta cuando el pulmón dio, porque posteriormente se situó en tres cuartos, como el mediapuntita usual, y Chiapas pasó a ser un equipo largo y frágil en la base. En Andrade no es sorpresa verlo caer a zona de pivotes para oxigenar la salida de balón o edificar en estático con tiempo, pues ya se acostumbró realizarlo en Ibagué a la misma altura de David Macalister Silva más la presencia de Jhon Kennedy Hurtado de escoba.

Avilés y Armenteros, sus obstáculos, jamás detectaron a Rentería

En la última media hora, fundido y con un futbolista menos Chiapas, apareció el mejor Rentería. Empezó como segunda punta, pasó a la banda izquierda y culminó en banda derecha, donde destacó en Alianza Petrolera antes de recalar en México. Tácticamente fue decisivo, para apoyar el pase recto del lateral Abella, para girar al contrario hacia el lado de Armenteros (mediapunta reconvertido en carrilero, sin recorridos largos y técnica para marcar) y para trazar rupturas largas (como el 3-2) a la espalda de la zaga. La confianza a mil hizo que la parte técnica llegara por sí sola. Empezó a sumar conducciones prolongadas para dormir el juego, pero igual tenían su toque de peligro, y regaló un par de paredes rapidísimas y controles orientados exquisitos. Parece haber llegado la versión más completa y la combinación feroz de Andrés Rentería.

One comment

  1. El “Topo” Rentería es, a mi parecer, uno de los descubrimientos más positivos de la era Pékerman. Su acenso es indiscutible, y a pesar de jugar en una liga donde varios compatriotas han encontrado un cementerio de elefantes (Rey, Chitiva, etc), se destaca con cualidades que aportan a una selección donde parece que pecamos por tener muchos delanteros de corte muy parecido. Rentería ofrece juego de cal, interno, el cual ha venido evolucionando (carecía de este hace un tiempo), sin perder su olfato goleador y técnica de definición. Por tanto puede ser de mucha utilidad en aras de la próxima Copa América. Sin duda un jugador para seguir de cerca y evidenciar su evolución. Ojo que tiene 22 años no más, y a pesar de jugar en México (que parece estigmatizado junto a la MLS) tiene con que dar el salto a Europa (Jackson llegó a Porto desde Jaguares de Chiapas con más edad).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *