Hay dos circunstancias de juego que definen a Juan David Valencia. La primera se da cuando su equipo tiene un tiro libre a favor a menos de 35 metros del arco rival. Normalmente, el antioqueño acomoda el balón entre los tres palos del arco rival cuando tiene la posibilidad de ejecutar una acción de este tipo. La segunda se da cuando está jugando de extremo y recibe el balón. Allí, Valencia engancha con su pie izquierdo, amaga y remata de derecha. Frente a Deportes Tolima, Juan David tuvo la oportunidad de hacer una vez cada jugada y con ello le dio a Nacional una victoria que lo pone, de manera parcial, en la segunda posición de la Liga Águila.

Desde el 2012 Valencia no anotaba un doblete

Al minuto dos, los verdolagas anotaron el primer gol y comenzaron a dominar el encuentro. En el 1-4-3-3 de Juan Carlos Osorio aparecían Palomino, Bernal y Mejía en el centro del campo y estaban controlando el partido sin problema. Los antioqueños comenzaron a tocar y a dominar a un Tolima que no lucía cómodo en la cancha. Sin Barrios y sin Estrada, el equipo de Ibagué sufrió a la hora de recuperar el esférico y de generar fútbol. A espaldas de Rivas, Uribe y Figueredo apareció con frecuencia algún jugador rival con el espacio suficiente para rematar al arco de Joel Silva.

Para el segundo tiempo, Gamero mandó a Marco Pérez al campo. El otrora jugador del Zaragoza fue uno de los pilares de un elenco cuya puesta en escena cambió de modo drástico. Deportes Tolima adelantó líneas, presionó más adelante y se acercó al arco de Franco Armani. Pérez se ubicó como extremo derecho y desde allí desbordó, mandó centros e incluso remató al arco. Sin embargo el paso de los minutos fue desgastando a un equipo que no aprovechó las oportunidades que tuvo para reducir la distancia en el marcador. Al final, Nacional terminó mejor físicamente y volvió a la victoria después de dos derrotas seguidas, frente al Barcelona de Ecuador y Deportivo Cali.

Armani se destacó en la segunda mitad

Cabe destacar el rendimiento de Yulián Mejía. En el segundo gol, el 13 verdolaga mandó un cambio de frente que le quedó a Valencia, que luego enganchó y definió. Para Osorio, Mejía es una pieza fundamental y eso lo confirma el hecho de que haya jugado 8 de los 11 encuentros que ha tenido su equipo este semestre en liga. Su influencia se ve reflejada en los pases que envía desde el centro del campo y en lo bien que se posiciona en la cancha. Por el lado del Tolima debe destacarse a Andrés Ibargüen. El vallecaucano apareció en el momento más complicado de su equipo en el partido y estuvo a punto de anotar. Pero, sin lugar a dudas, los zapatazos de Valencia fueron los que desequilibraron el partido y le dieron tranquilidad a un equipo que había sido muy criticado por el rendimiento mostrado en los dos encuentros anteriores a este.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *