Darwin Andrade es uno de los tantos jugadores que el imperio futbolístico de Roland Duchâtelet mueve por sus distintos equipos cada periodo de fichajes. Sin embargo, el defensor cafetero llegó al entramado del empresario belga para formar parte, en teoría, de un Saint Truidense que militaba en la segunda categoría del fútbol belga. Allí no duro más de unos días, pues el ex de La Equidad demostró su valía y se marchó cedido al Ujpest húngaro, también controlado por Duchâtelet. Tras una serie de buenas actuaciones durante la pasada temporada defendiendo los colores del histórico equipo morado se marchó, en calidad de cedido por ahora, al buque insignia de Duchâtelet: el Standard Liège.

Con la llegada de José Riga al Standard Liège, Andrade cuenta con más minutos

Lo cierto es que le costó asentarse y es que la inestabilidad tanto institucional como deportiva del club francófono no ayudaban a su aclimatación a un fútbol de mucho más alto nivel que el húngaro o el colombiano en los que ya había estado. Los incidentes con los radicales ultras del Standard y una serie de malos resultados acabaron con Guy Luzon y José Riga llegó como nuevo inquilino al banquillo del Maurice Dufrasne, Andrade empezaría a contar más para el técnico belga de lo que lo había hecho para el israelí. Además, la lesión de Jelle Van Damme, capitán y su principal competidor por el puesto de lateral izquierdo, le despejaron el camino hacia la titularidad permanente. Ahora, con regularidad partido tras partido y cuajando buenas actuaciones, parece que ha llamado la atención de Pékerman para ir con el elenco nacional. El trabajo duro de Darwin Andrade ha dado sus frutos.

El fútbol en Bélgica es muy similar al de sus vecinos neerlandeses, es un fútbol donde lo primordial es el ataque y la defensa tiende a descuidarse. Sin embargo, en los últimos años, el fútbol belga ha destacado por ser más sólido atrás que el de los Países Bajos. En ese contexto entra Darwin Andrade, un lateral izquierdo con mucho camino que andar aún y que ha aportado estabilidad y jerarquía a una defensa que no cesaba en sus problemas. La marcha de Laurent Ciman a la MLS y la lesión de Jelle Van Damme han supuesto las bajas de los pilares defensivos y el cafetero ha sido parte clave en esa nueva estructura que ha elaborado José Riga. Darwin Andrade se desenvuelve muy bien en su rol de lateral con proyección ofensiva pues ya en La Equidad destacaba por ser uno de los laterales que más se sumaba al ataque de todo el campeonato colombiano. Además, esa capacidad innata que tienen muchos jugadores para, tras llegar agotados a línea de fondo, sacar un buen centro él la posee. Andrade es joven y su polivalencia le lleva a poder jugar también de lateral derecho, sin embargo, y aunque aún le quedan muchos detalles por pulir, se ha establecido como un hombre clave en uno de los clubes más grandes de Bélgica y la llamada de José Pékerman, que no es la primera pues ya fue convocado en 2012, quizá le aporte ese granito de confianza que necesita para llevar al equipo de Lieja más arriba en los exigentes ‘play-offs’ que se vienen.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *