Tolima es quizá el equipo con el sistema más sólido y estructurado del fútbol colombiano. La calidad de su fútbol es indiscutible y la triangulación que logra tener en los últimos cuartos de cancha y espacios reducidos es asombrosa.

El equipo de Gamero enamora con su estilo

Hablar del equipo de Gamero es imaginar inmediatamente a un grupo de jugadores en ofensiva corriendo ferozmente al espacio para hacer daño a su presa. Pero a pesar de que el equipo de Alberto domina y mantiene el control generalmente de los partidos, no importando a quien enfrente,  aún no logra dar las mordidas salvajes que dejen paralizado y sin oportunidad de escapar a su rival.

La falta de efectividad es el talón de Aquiles de los Pijaos

La mayor fortaleza del equipo tolimense es manejar la pelota en campo contrario. Las transiciones defensivas si bien no son las mejores, lucen bastante claras como para salir a ras de piso y que el cuero llegue sin tropiezo a pies de Uribe. Matheus es un mediocentro con un posicionamiento eximio. Una técnica que le sobra y alcanza para prestar a sus compañeros. Sus pases siempre van bien dirigidos, precisos y son trascendentales para la continuación de la batida tolimense.

Matheus da destellos de poder ser un Verratti

El Tolima que no modifica en su táctica, -el 4-2-3-1 parece innegociable- domina con criterio. El aporte de sus mediocentros es valioso pero el trabajo de Estrada es vital. El ritmo que imprime con espacios es admirable. Jonathan suele partir de la izquierda donde está Ibargüen, hacia al centro. Allí conecta con Ramírez que se muestra y aparece más fuera del área que dentro.  Robin es el puente para que Estrada conecte ahora sí en la izquierda con Ibargüen, que aprovechando su riqueza individual deja defensores en el piso y suele escoger bien a quien pasar nuevamente o lanzar un buen centro en carrera para que otro remate.

Todo parece perfecto hasta el momento y ojalá lo fuera. Pero no, Tolima no tiene quien estampe la firma de los negocios y grandes sociedades que viene creando. Ramírez es un jugador con poco gol, no es goleador y Gamero lo sabe. Tolima debe buscar soluciones dentro de su plantilla, pues, si quiere pelear por el título debe dar mejores y mayores mordidas. Hoy son candidatos y mañana ellos no saben.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *