El día que se realizó esta entrevista, Rafael Santos Borré había convertido cinco goles en sus últimos dos partidos. Un par de días después anotaría dos tantos ante el Cúcuta para un total de siete en tres juegos. Tiene edad de juvenil y su nombre ya está en boca de todo el mundo. Es crack. Compartimos con él y nos contó de todo, desde el niño que descosía balones en campos de tierra del Atlántico hasta el joven que sueña con jugar con Falcao, James y Quintero en la selección Colombia. Borré es un niño-hombre de fútbol y en esta entrevista queda más que demostrado. Disfrutemos.

¿Cómo vives el fútbol?

Desde pequeño era un hobby que tenía, que llevaba en la sangre. Mi papá me regalaba de todo, carritos, juguetes y yo nunca volteé a mirarlos. La prioridad siempre era mi balón. Él me daba un carro y un balón y el carro lo dejaba intacto mientras que el balón lo dañaba a los días de tanto usarlo. En una entrevista que le hicieron a mi familia, ellos recuerdan que en la casa yo tenía una bañera en la ducha y yo metí un limón al baño y me ponía a jugar con él, hacía la veintiuna mientras me bañaba.

¿Ves mucho fútbol?

Sí. Veo mucho fútbol, soy feliz viendo fútbol todo el día. Mucha gente que no lo entiende, pero hay días en los que hay partidos muy buenos de seguido y uno se queda todo el día viendo. Empieza desde temprano la Premier, después quizá otro de Premier, luego el Calcio, la liga española y ya de noche los clásicos que a veces se dan del fútbol colombiano.

Y ahora que estás entrenando o estás concentrado, ¿cómo haces?

No, pues, cuando estoy entrenando siempre trato de mantenerme informado, veo noticieros deportivos, me meto en las redes. Trato de estar siempre al tanto aunque no pueda ver los partidos en directo.

De los delanteros que ves, ¿quién te gusta?

Toda la vida he admirado a Robin van Persie. Tiene movimientos que me gusta aprender.

Pero él jugaba antes en la banda, como extremo… ¿alguna vez te tocó jugar ahí?

Yo siempre fui delantero, pero llegó un momento de mi vida en el que me utilizaron de ’10’ , también de extremo. Por eso siempre he tenido la capacidad de jugar en cualquier parte del frente de ataque.

¿Dónde te sientes más cómodo?

Como ‘9’ porque de ’10’ siento la responsabilidad de sacar al equipo desde atrás, de alimentar a los delanteros y no me siento cómodo. En cambio, si a mi me dice juega de ‘9’ y retrásate yo soy feliz porque me gusta mucho hacer jugar al equipo, pero también me gusta estar ahí en el momento de terminar las jugadas.

Si no hubiera sido fútbol, ¿qué hubieras hecho? ¿estás estudiando?

Me gusta mucho la administración de empresas. Terminé un curso en el SENA de administración por un convenio que hay con el Cali.

¿Cómo llega un barranquillero como tú al Cali?

Es una historia que empezó desde muy pequeño. Jugaba en Barranquilla en un equipo que se llama Toto Rubio, luego tuve un breve paso por Junior y de ahí pasé al neogranadino, que creo fue el equipo que más me aportó. Ahí crecí mucho como futbolista, quedé goleador dos veces de la liga del Atlántico y fue entonces cuando el profesor Agustín Garizábalo decide hacerme seguimiento y traerme al Deportivo Cali.

Son muchos barranquilleros en la cantera del Cali, ¿no? Muriel, Ortega, Cuéllar, Montero…

Sí, la verdad son muchos y todos del mismo ojo de Agustín Garizábalo. Todo es mérito de él. El Cali le entrega la responsabilidad y él hace un seguimiento integral, tanto del aspecto futbolístico como del personal para dar con jugadores completos.

Son muchos los casos de jóvenes de la costa como tú a los que el Cali ve, pero que no cuentan con el apoyo de su familia… ¿Tú sí contaste con el apoyo de la tuya?

Mi papá toda la vida me apoyo con el fútbol. El problema vino más por el lado de mi mamá. Hubo momentos en los que en la casa hacían falta cosas y ella le reclamaba a mi papá que porque para fútbol sí había y para otras cosas no, entonces siempre fue complicado ese tema de los pasajes, de la plata para ir a entrenar… a mi mamá le costaba mucho eso de que su único hijo varón se fuera para Cali a jugar con sólo catorce años.

¿Ellos se quedaron en Barranquilla?

Sí, pero su apoyo fue fundamental. Yo necesité mucho de ellos al principio porque uno llega y no es nadie, no ha conseguido nada, está a la deriva y es difícil.

¿Cómo fue eso de vivir sólo desde los catorce años?

Fue muy complicado, muy difícil, una adaptación muy dura, pero tú sabes que aparecen esas personas que influyen mucho en tu vida. Para mi fue Alexis Pérez Fontanilla, que ahora está en el Villarreal de España, un central barranquillero que vino a probarse conmigo al Deportivo Cali y me ayudó mucho en la adaptación, por ahí en tener con quien con quien hablar, con quien salir. Gustavo Cuéllar también fue un apoyo importante mientras estuvo en el Cali y muchos más, Roa que ahora es compañero mío en el primer equipo.

¿Cuál entrenador es el que más te ha enseñado como futbolista?

Muchos. Quisiera aprovechar para nombrarlos: el profe picalua, el profe campbell, el profe Padilla, el profe Peralta, Agustín Garizábalo y acá en el Cali, especialmente el profe Leonel que fue quien me dio la oportunidad de mostrar mi talento en el fútbol colombiano.

¿Qué ha sido Piscis para ti?

Me ha enseñado mucho, sabe las cualidades que tengo y trata de potenciarlas. Es un entrenador que todavía me corrige detalles, que eso es fundamental. Es un entrenador que me enseña mucho, me habla mucho, me dice que tengo que mejorar. Lo admiro mucho, admiro su forma de trabajar. No le gusta que se cometan errores, le gusta que el fútbol sea muy táctico y bien llevado, que los goles del equipo sean consecuencia del juego. No se le pasa ningún detalle, sus equipos por lo que veo en la selección llegan al gol desde la tenencia del balón, con paciencia para crear los espacios.

¿Qué tal te ha ido con “Pecoso” Castro?

El ‘profe’ es una gran persona y un gran entrenador. Lo admiro mucho. Él es un entrenador al que la gente no ve cómo trabaja, lo hace muy bien. También le gustan todos los detalles, exige mucho y le gusta que su equipo corra todos los balones. Su equipo es muy agresivo, pues apenas perdemos el balón, él quiere que lo recuperemos. Quiere que seamos un equipo rápido, que gane duelos.

¿Cómo te va a ti con eso de correr enseguida, apenas se pierde el balón?

Bien. A pesar de que soy un jugador muy bueno técnicamente, sé ayudar. Armó la línea y se armarme. Me acoplo bien, cierro espacios, corto juego y también me presto para cuando el equipo necesite.

¿Qué cosa te ha dicho “Piscis” que ahora haces?

Movimientos, más que todo. Yo los hacía natos pero él me los indicó y me los siguió perfeccionando. Es como muchos entrenadores que saben que uno se mueve bien y perfeccionan eso. También el juego de aguantar. Soy un delantero muy pequeño pero, a pesar de eso, soy muy inteligente para hacerlo. Soy un jugador que se presta para sostenerla, para manejar el tiempo.

¿Qué te dice “Pecoso”?

El profe “Pecoso” sí sabe que mis cualidades son moverme bien, ir al arco contrario y recibir mucho el balón. El trata de meterme esa idea todos los días.

¿Cuál es tu sueño?

Sueño con jugar en un equipo grande del mundo y con estar en la selección Colombia.

¿Cómo manejas eso de que se te compare con Víctor Hugo Aristizábal y Radamel Falcao?

Para mí es un gran orgullo porque sé que son grandes delanteros, son impresionantes. “Aristi” es un goleador que dejó una gran marca en el fútbol colombiano y Falcao es un tigre, como le dicen. Es una personota a la hora de hacer goles. Que me comparen con grandes jugadores es algo muy lindo para mí y que tengo que saber manejar. Tengo que llevarlo con humildad y seguir demostrándolo cada partido

¿A quién crees que te pareces más?

“Piscis” me dice que me ve mucho de Víctor Hugo Aristizábal. Otros profesores me han dicho que me ven mucho de Falcao. Pero la verdad yo siento que tengo un poquito de los dos. Hago cosas que ellos hacen pero también hago cosas natas.

Maturana decía que Aristizábal era el mejor delantero del mundo sin balón y la gente se reía. Pero eran muy importantes los movimientos y los apoyos…

Es que la gente se ríe de lo que decía el profe pero él tenía mucha razón. En el Barcelona hay un dicho en el que dice que “el jugador más importante es el que no tiene el balón”. El que tiene el balón necesita que sus apoyos estén claros.

¿Cómo maneja un delantero como tú, que quiere siempre marcar goles, el hecho de tener que trabajar para los demás?

Es algo que también se puede dar. A veces las defensas te tienen muy referenciado y yo con mis movimientos veo que puedo crearle espacios a mis compañeros, entonces trato de hacerlo también.

¿Qué te gusta más, dar pases o hacer goles?

Me gusta mucho el gol, pero cuando tengo la oportunidad de buscar a Candelo, a Preciado o a los compañeros de la Selección para que anoten, soy muy dúctil haciéndolo.

Futbolísticamente hablando, ¿con qué compañeros te has sentido más cómodo?

En la Selección con Jarlan Barrera. En el Cali con Jown Cardona. Él está ahora mismo en el Real Santander, jugó conmigo en las divisiones menores. Con ese muchacho, movimiento que hago movimiento que me conoce.

¿Cuándo crees que se te va a cumplir el sueño de jugar en la selección Colombia de mayores?

La verdad no tengo fecha pero sí quiero que se cumpla ese sueño. Quiero estar en ese grupo. Tratar de hacer las cosas bien para llegar allá.

¿Qué se siente poder ser nombrado como el sucesor de Falcao en el futuro?

Es una responsabilidad muy grande pero sé que tengo que estar muy tranquilo. Es algo que tengo que saber manejar. Tengo que hacer las cosas bien para pensar en lo que viene porque va a ser algo muy duro. Para los grandes retos hay que esforzarse mucho.

¿Hasta cuándo te ves en el Cali?

Estoy muy contento en esta institución, me lo ha dado todo y la quiero mucho. Hasta cuando pueda estar aquí, lo voy a hacer con mucho cariño y con mucho amor. Si tengo que irme, también lo haré con mucho cariño.

Si te llega una oferta de Japón, de China o de los Emiratos Arabes, por ejemplo, ¿la tomarías?

Es algo complicado. Yo pienso mucho en jugar en los grandes clubes. Pero también pienso mucho en jugar en los grandes clubes que te den la oportunidad de jugar. Porque pues por ahí hay jugadores que se van a esos equipos y no son tenidos en cuenta. En cambio hay veces que uno se va a un club que no te puede dar tanto dinero como el gran equipo, pero sabes que vas jugar todos los partidos. También es ese tema

¿Cuáles son las expectativas de cara al mundial?

Algo que uno siempre quiere tener cuando está pequeño, como jugador, es poder jugar un mundial de fútbol. Para un futbolista eso es impresionante y tengo muchas ganas de jugar este torneo. Con la ayuda de Dios sé que vamos a representar muy bien a Colombia. Siento que esta es una gran oportunidad para demostrar que somos un gran grupo.

¿Te ves titular?

Pienso mucho en eso. Trato de tener una competencia sana con los otros jugadores. Hay compañeros muy buenos, excelentes delanteros que yo admiro mucho, a la hora de jugar. Pero pues hay que pelear el puesto con humildad y con mucho trabajo. Quiero tratar de ser titular.

¿Prefieres jugar solo o acompañado?

Cuando estoy con un equipo que juega muy bien, prefiero estar solo en punta y tener grandes surtidores de balón. Pero hay veces que es necesario tener un compañero que le colabore a uno en el frente de ataque.

¿Cómo manejas la frustración de no arrancar siempre de inicio?

Estoy tranquilo. Siempre estoy tranquilo porque la verdad vengo haciendo las cosas muy bien y siempre trabajo fuerte para estar en el once. Cuando no es así, sé que en cualquier momento le puedo aportar algo al equipo, algo bueno. Trato de estar tranquilo. Pienso siempre, cuando estoy en el banco, que en momento en el que entre tengo que hacer las cosas bien.

¿Qué haces cuando estás en el banco?

Trato de ver mucho el partido y trato de analizar mucho al rival. Trato de mirar que espacio deja muy descubierto, por dónde podemos entrar, cómo podemos entrar, por dónde podemos romper lo que tienen y en qué nos estamos equivocando. Trato de analizar mucho y a veces se lo comparto a mis compañeros para que lo aprovechen ellos, que están dentro del terreno de juego.

¿Te ha pasado que tú piensas que las soluciones van por un lado y el técnico cuando te mete te dice otra cosa?

Siempre pasa. Uno tiene una expectativa del partido y el técnico tiene otra y te dice que hagas otra cosa diferente a la que habías pensado que tenías que entrar a hacer. Pienso que dentro de la cancha el jugador es el que resuelve y que si uno ve que la opción está por otro lado, uno debe arriesgarse. Si ves que no te salió, debes buscar lo que te dice el entrenador. Seguramente él tiene la razón.

Es decir que optas por seguir tus instintos y no tanto lo que te dicen…

Son decisiones de segundos que uno tiene que tomar. A veces sí me arriesgo con mis propias decisiones y con mis instintos.

¿Qué se sintió meter el primer gol en el sudamericano?

Fue una emoción muy grande porque no había salido de titular en el primer partido. En segundo sí salgo de titular, venía pasando por un gran momento. A los diez minutos de juego le respondo al profe con un gol. Fue un gran partido que me dejó un grato recuerdo.

¿Cuál es tu peor defecto como futbolista?

El juego físico. Trato de no estar chochando. Trato de ser un delantero que si tiene que aguantar y tiene que chocar lo hace. Trato de no estar yendo al roce a toda hora. Trató de buscar el juego con el balón.

¿Cómo te manejas con la zurda?

La zurda la manejo bien. Es algo que otro delanteros no tienen, pero que yo sí. En el sudamericano me preguntaban mucho que porque no la sacaba, pero el balón a veces queda muy pegado al pie izquierdo y no te queda cómoda para sacarla bien. Tengo mucha confianza en mi borde externo, en mi tres dedos. Esa es una definición que hago desde pequeñito. Le pongo la rosca para que se vaya encaramando allá. Tengo esa confianza y cuando la tengo muy pegada al pie, trato de sacarla.

¿Y de cabeza?

He convertido varios goles de cabeza. La manejo muy bien y trato de aprovecharla. Tengo un buen salto. Trato de juntar todas las superficies para hacer gol.

¿En qué jugada tienes menos confianza?

Tengo menos confianza en el remate de media distancia pero lo utilizó. Desde pequeño siempre lo tuve, siempre hacía goles de media distancia. Con el tiempo te van metiendo mucho al área y no te queda ese remate de media distancia. Yo pienso que si vuelvo a practicarlo, me vuelve a salir.

Cuando jugabas en Barranquilla, ¿en qué tipo de canchas jugabas?

Eran canchas de pura tierra, era como si jugaras en la playa. En las canchas de tierra el pique es diferente, los centrales se equivocaban. Trataba de sacarla provecho a eso y pues así convertí muchos goles

¿Cómo influyó en ti jugar tanto en tierra?

Influyó mucho porque es algo que ayuda a mejorar la técnica y la confianza en uno a la hora de encarar y de buscar al contrario. Por ahí el balón te pica diferente. Uno tiene que adaptarse a todo eso.

¿Cuál es el equipo en el que siempre has querido jugar?

Tengo varios pero si tengo la oportunidad de ir a otros lo haría de la mejor manera. Siempre, por mi papá, vi al Junior aquí en Colombia. En el exterior a los grandes de Europa.

Me imagino que te gusta mucho Martín Arzuaga…

Es una persona que admiro mucho. Me tocó la época en la que Martín era el delantero del Junior. Es un goleador que siempre que está cerca del arco es muy peligroso para rematar con las dos piernas. Lo veía y aprendí cosas de él.

One comment

  1. Excelente reportaje, Eduardo. Aporta mucho a la construcción de la marca del jugador, porque lo pone a explorar temas que no se analizan con frecuencia y le permite, especialmente, resaltar a mucha gente que lo ha apoyado. Se nota que fue realizada, esta entrevista, en un ambiente cálido y relajado. Lo que más me gusta es que resulta casi una confesión de aficiones y gustos y desmenuza calidades y controversias del juego. Me parecieron respuestas claras, honestas y analíticas que pocas veces un jugador hace. Gracias por esa buena nota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *