Independiente Medellín atraviesa cada jornada de Liga con problemas a la hora de mostrar el fútbol vistoso de la campaña pasada. El equipo de Hernán Torres carece de claridad con la pelota. Ante Equidad el equipo antioqueño continuó mostrando las falencias y dificultades que tiene para sacar con limpieza la pelota desde atrás.

Jhon Hernández es el más extrañado en el modelo del DIM y su ausencia no ha podido ser cubierta del todo

Otro de los detalles que nos truncan para ver al Independiente Medellín de la pasada campaña es que uno de sus pilares –Marrugo- sigue careciendo de la precisión acostumbrada. El juego interno del equipo no viene siendo su fortaleza a pesar de cambiar tácticamente en medio del partido de 4-3-3 a 4-2-2-2 y suelen columpiarse en exceso sobre el costado derecho donde caen siempre Valencia, Marrugo y en ocasiones Hechalar. Vladimir suele mostrar profundidad en cada encuentro pero la falta de sorpresa de su equipo no le lleva a ser mejor. El equipo de Hernán necesita de cambios de frentes que descongestionen el juego y aprovechen los espacios brindados por sus rivales –que ahora son pocos-.

La movilidad de Cano y sus continuos y casi perfectos desmarques no logran ser igualados a los sumados entre Caicedo y Pérez

Cuando hay alguien con la capacidad de poner la pelota donde quiere el trabajo de los delanteros suele ser más fácil. Brayan Angulo hizo con una facilidad lo que para unos podría tomarles toda una vida de hacer. Lanzar un pase entrelíneas y entre un montón de piernas con una naturalidad que solo tienen aquellos a quienes les sobra talento. Caicedo pintó la obra que maquetó Angulo. Brayan viene moviéndose bastante bien en cada oportunidad que tiene de entrar al campo y divertirse. Marcar la diferencia.

Hoy ganan a base de chispazos, muestran una sorprendente contundencia a la hora de ir al ataque. Parece ilógico pero es razonable. No crea en exceso ni marca mucho pero le alcanza para llevarse los partidos. DIM aprovecha las pocas oportunidades que viene creando y eso le permite quedarse con los partidos y dormir como líder. El equipo de Hernán Torres viene mostrando algo que tanto extrañó el semestre anterior. Efectividad. Hasta el momento le alcanza pero no se sabe hasta dónde ni cuándo. Siguen sin convencer pero continúan ganando.

2 comments

  1. El punto tuyo, Karlz, es importantísimo. Que el DIM no genera en exceso pero es eficaz es una excelente forma para describirlo. Estoy absolutamente de acuerdo contigo.

    Ahora, que actualmente el DIM sea mejor ejecutador que generador, ¿es una forma de madurez, por parte de Hernán Torres, luego de la final perdida? ¿Crees que Torres está a gusto con el juego del DIM? Lo digo porque ver a este DIM es ver al equipo menos «Hernán Torres» de los suyos.

    1. Juan entrando a responder las preguntas no sé si considerarlo madurez pero el equipo ha aprendido a tener una mejor lectura de los partidos, es cierto que ha mermado en el control de éstos pero está consiguiendo algo que tanto costó en años anteriores; quedarse con el encuentro ya sea jugando bien o mal. Y sin duda me parece que Hernán no está nada a gusto con lo que está mostrando el equipo, La salida de Calle, la ausencia de «goma» Hernández y el engranaje casi perfecto que se tuvo con Cano no ha sido digerido aún y es entendible, pero, habrá que dar espera al momento en que DIM empieza a combinar las victorias con buen fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *