Cuestionar el poder del ofensivo del DIM parecía, por lo menos antes de iniciar la temporada, un acto de insensatez. El conjunto paisa se había movido bastante bien en el mercado y, debido a esto, logró conseguir tres delanteros con grandes cualidades individuales. Lo que parecía el inicio de un tridente ofensivo capaz de complicar a las defensas más aplicadas del país, terminó, al menos en estas primeras fechas, diluyéndose en un mar de jugadas individuales. Los resultados, al no ser del todo negativos, han disfrazado un poco el mal funcionamiento ofensivo. Se tiene que tener en cuenta que la delantera del DIM sólo tiene tres goles en 4 fechas, además, Juan David Pérez, miembro del “letal” tridente, ni siquiera ha podido marcar.

El rendimiento colectivo del Medellín no ha sido el esperado

La alarma se había encendido la fecha pasada cuando terminaron ganando con dos chispazos un partido que habían perdido en todos los sectores de la cancha. Se podrían esperar algunos cambios del técnico Hernán Torres para enfrentar al recién ascendido Jaguares de Córdoba. Él decidió mantener la misma disposición táctica, que es bastante rígida en ataque cortando la creatividad de sus jugadores ofensivos al no dejarlos moverse con libertad y creando un espacio enrome entre sus delanteros complicando el juego colectivo entre ellos. Esto causó que el bloque defensivo de “las fieras del Sinú” manejara muy bien los ataques del DIM, lo cual, claramente también fue virtud del equipo visitante. Ubicados en su propio terreno, dándole el control del terreno al Medellín, los jugadores de Jaguares ejecutaron muy bien su idea defensiva, en la primera parte del encuentro, desviaron constantemente los ataques del rival hacia los costados de la cancha, desconectando el juego interior del DIM. Esto lo complementaron con un marcaje agresivo cada vez que el “poderoso de la montaña” cruzaba la media cancha, provocando errores en la fase ofensiva.

El dolor de cabeza para el Medellín aumentó cuando, además de estar claramente incómodo con la disposición defensiva rival, los visitantes lograron anotarle dos goles en cuatro minutos. El ataque vertical de Jaguares que por momentos estuvo lleno de pases profundos dotados de mucho acierto. Generó muchos problemas en una defensa que jugaba con mucho espacio a sus espaldas.

El planteamiento de Jaguares fue efectivo durante la primera parte del partido

Pero así como acertó bastante en los primeros minutos del juego, Carlos Castro, D.T de Jaguares de Córdoba, terminó refugiándose muy cerca de su propio arco y a pesar de que colectivamente el Medellín no estaba bien, la calidad individual de sus jugadores volvió a salvarlo. Para rescatar del equipo local quedó el ingreso de Brayan Angulo y Daniel Hernández en el segundo tiempo, los emergentes se movieron mucho, ocuparon bastantes espacios en campo rival permitiendo que los delanteros del DIM se movieran con mayor libertad. Lo que hizo que sus ataques fueran mucho más difíciles de marcar.

El partido de le deja bastantes incógnitas tácticas a Hernán Torres. Su equipo funcionó mejor con un mediocampista más en cancha, lo que generaría un conflicto con su tridente de ensueño. Pero a pesar de lo que se vio en cancha el timonel parece estar decidido a continuar con el mismo once inicial que viene saliendo hace 4 fechas. Si mantiene a sus tres delanteros un cambio en la idea ofensiva del equipo parece necesario ya que no pueden dejar escapar más puntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *