Entre todas las líneas escritas hasta ahora en este portal, la mejor, en mi opinión, no forma parte directamente de un artículo, sino de un comentario redactado por un usuario. El dichoso está plasmado en una pieza acerca de James Rodríguez y los detalles de su primer partido con el Real Madrid, y dice -en su satírica brillantez- sencillamente: “Te amo Macnelly”.

Como cualquier “te amo”, el comentario es confuso. Pero en su ironía, ilustra una certeza. O varias. En Colombia, la nostalgia por el ’10’ de medias cortas es sempiterna. Aún en la presencia de grandeza como la que acapara la imaginación de James Rodríguez, el anhelo por una rapsoda de pases horizontales es inevitable; lo suficientemente fuerte como para evocar, en cualquier momento, una distinción explicita entre lo que representan el ‘mediocampista de ataque’ (James) y el ‘trecuartista’ (Mac). En el folclor nacional, la raya entre ambos roles es clara, y el segundo, aquel que se convirtió en símbolo indeleble desde los botines del niño de Pescaito, suele ser la gran debilidad del muchos. “Te amo, Macnelly”, en fin, es eso: en el peor de los casos, un triunfo de la vanidad sobre la eficiencia. Y en el mejor, un estilo de vida.

Macnelly Torres regresa a Junior 10 años después de haber dejado la institución

Para Junior, el regreso de Mac’ no es tanto el de un hijo pródigo como el de uno prematuro. A pesar de ser más cercano en edad a la generación de Teófilo Gutiérrez, Carlos Bacca y Luis Carlos Ruíz, el mediocampista debutó con 17 años en el 2001, y comenzó a relucir junto a la generación mayor: la prolífica camada de Leonardo Rojano, José Amaya, Martín Arzuaga, Hayder Palacio, Emerson Acuña, y, entre otros, Daniel Machacón. Para ese grupo, el pico fue el torneo clausura 2004, del cual salieron campeones, y del cual Macnelly alcanzó a ser partícipe pero no figura. Mac, todavía un sub20, luchaba en ese entonces por la titularidad con el versátil Juan Carlos Quintero y el también canterano Leiner Rolong, y nunca tuvo chance de ser protagonista ante la épica campaña de Omar Pérez, quien, en su primer año en el fútbol colombiano, fue el tótem absoluto de aquel proyecto. Semanas después de la final, Macnelly salió rumbo a Cúcuta desde donde emigraría, unos años más tarde, por primera vez al extranjero.

Este Junior se reestructura con Macnelly en las riendas

El nuevo proyecto de Alexis Mendoza aspira a generar un fútbol vistoso y ofensivo con un único protagonista como epicentro definido. “Macnelly es el jugador que maneja todas las pausas en este equipo,” comentaba hace días Luis Narváez. Durante la pretemporada, Junior ensayó con varios esquemas tácticos: Inicialmente, un 4-2-2-2 y un 4-1-2-1-2 que fueron evolucionando hacia a un 4-2-3-1 y un 4-1-3-2. Éste último, parece ser el elegido por Mendoza para el debut de Macnelly ante Once Caldas. En la línea ofensiva de volantes, estarán a los costados del ‘10’ probablemente Michael Ortega –uno de los favoritos de Mendoza desde su llegada- y Jorge Aguirre. Los apoyos defensivos de los extremos han sido una constante de las probaturas tácticas de Mendoza a lo largo del presente año, y en este sistema serán vitales. Tanto el barranquillero como el paisa tendrán que ensuciarse y sacrificarse para apoyar en la recuperación al único volante de primera línea, quien, todo indica, será Narváez.

En última línea, Junior contará con laterales izquierdos de mucha salida y perfil ofensivo: por derecha, la decisión será entre Iván Vélez y Yhonny Ramírez, mientras que por izquierda será entre Juan Guillermo Domínguez y Félix Noguera. La pareja de centrales ha entrenado durante la pretemporada para adelantarse y apoyar a la primera línea de volantes con anticipaciones, y será compuesta muy probablemente por William Tesillo y Nery Bareiro, ambos bastante adeptos en lo físico para cumplir tal rol. Esperan como variantes interesantes Vladimir Hernández, Leiner Escalante y Eduardo Labarrera –quienes ejercerían funciones mixtas desde la zona de gestación- ,y los emocionantes Guillermo Celis y Gustavo Cuéllar, a quienes Alexis ha utilizado principalmente como mediocentros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *