En los últimos años, Nacional ha visto cómo las carreras de muchos de sus jugadores más importantes han tomado diversos rumbos a lo largo y ancho del globo terráqueo. Desde David Ospina, Stiven Vélez y Camilo Zúñiga hace más de 5 años hasta Stefan Medina, Dorlan Pabón, Alexander Mejía y Edwin Cardona recientemente. Es por esto que el club ha tenido que reinventarse en diversas ocasiones. Para 2015, el elenco verdolaga debe reinventarse también y el segundo reto del año lo tuvo frente a Águilas Doradas en su primer partido liguero del año.

Nacional perdió la Superliga frente a Santa Fe

En este encuentro, jugado en el Atanasio Girardot, el cuadro antioqueño tuvo la oportunidad de reivindicarse después de mostrar un nivel pobre en la Superliga. Osorio mandó un 1-3-4-1-2 en el que destacó la presencia como titular de Alejandro Bernal y el estreno como titular de Pablo Zeballos. Por su parte, Águilas salió en un 1-4-4-2 en el que aparecían Óscar Rodas, Ervin Maturana y Diego Chica.

Desde el comienzo, el equipo verde se hizo del balón y comenzó a abrir la cancha. Aquí se debe resaltar la buena

labor que realizó Jairo Palomino. El ex jugador de Envigado estaba siendo preciso y los ataques de su equipo se veían beneficiados por esto. Así entonces, el equipo atacó principalmente por izquierda donde apareció Juan David Valencia y se juntó con Luis Carlos Ruiz, que se movió por todo el frente de ataque, para acercase al arco de Cabral.

Anderson Zapata estaba muy solo en la mitad del campo

Sin embargo, el equipo comenzó a ser profundo cuando Palomino y Bernal empezaron a juntarse con Zeballos y Guerra que aparecían a espaldas de Mosquera y de Zapata. Con suficiente espacio, el “lobito” comenzó a mandar remates de larga y media distancia y, en uno de esos, abrió el marcador. Los verdolagas siguieron probando esa fórmula y ganaron más profundidad gracias a Luis Carlos Ruiz, que desacomodó a la defensa durante todo el encuentro.

Al final, Nacional ganó 2-0, con dos goles de Alejandro Guerra. Como equipo, los antioqueños dejaron una imagen muy positiva, ya que lograron articular un buen rendimiento jugando por dentro y por fuera. Los antioqueños están en ese largo y complicado proceso de reinvención. Por su parte, Águilas mostró muchas deficiencias y a Álvaro de Jesús Gómez le toca trabajar bastante. Su equipo fue superado en la mitad del campo y no supo controlar la arremetida del rival. Con el paso de las fechas, veremos si los verdolagas logran reinventarse y si el conjunto Dorado logra encontrar un modo de jugar que le permita ser protagonista del torneo, como lo ha sido en los últimos años.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *