Hace 39 años y 11 meses nació en el municipio de Tuluá, Valle de Cauca, Carlos Andrés Rodas Montoya. Su experiencia y su manera de jugar le valieron al equipo de su tierra la vuelta a primera división del fútbol colombiano tras 4 años. Frente a América de Cali, Deportivo Pereira y Unión Magdalena, el experimentado artillero lideró a un equipo que mostró solidez atrás y efectividad adelante.

Cortuluá llegó al grupo siendo la cenicienta y al final se llevó el gran premio

El equipo dirigido por Jaime de la Pava saltó al terreno de juego en los 3 partidos formado en un 1-4-4-1-1. La intención del estratega vallecaucano era parar dos líneas impenetrables y, en el caso de los partidos frente a América y Unión Magdalena, contratacar aprovechando la velocidad y el desequilibrio que podían generar Varela por derecha y Ortiz por izquierda. Para que esto funcionara, los defensores centrales debían realizar un trabajo impecable. En efecto, Quejada y Payares, que jugaron los 3 partidos juntos, se mostraron muy fuertes en el uno contra y, sobre todo, en el juego aéreo, que fue usado recurrentemente por sus 3 rivales.

En el centro del campo, Cortuluá se asoció muy bien cuando pudo gracias a que los dos volantes centrales (Roa y Chávez/Córdoba) abrían la cancha buscando a Varela y a Ortiz, luego estos tocaban con Medina o con Rodas, que bajaba a asociarse, y empezaban a desarticular a las defensas rivales con estos toques rápidos. Normalmente, alguno de los laterales contrarios quedaba desacomodado y allí aparecía, a su espalda, alguno de los velocistas paneleros para crear peligro. El mejor ejemplo de esto se dio frente a Deportivo Pereira cuando Jerry Ortiz aprovechó todo el espacio dejado por Edwin Posada en la derecha para hacer daño.

El goleador del equipo fue Jerry Ortiz

El referente del equipo fue Carlos Rodas. A pesar de no haber anotado, el veterano delantero bajaba a asociarse con sus compañeros, pivoteaba e incluso habilitaba a Ortiz y a Varela cuando aparecían a espaldas de los laterales rivales. También abrió muchos espacios con sus movimientos y le facilitó el trabajo a los demás jugadores de su equipo.

Al final, el juego del Cortuluá fue lo suficientemente bueno para vencer a sus rivales. El equipo del corazón del Valle tendrá que esforzarse bastante para mantener la categoría, para seguir mejorando e, incluso, para clasificar a las llaves de enfrentamientos directos de alguno de los dos semestres. Todo esto después de ganar un cuadrangular dulce en el que todo les salió bien.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *