Jairo Roy Castillo es el futbolista distinto del Deportes Quindío. Cuando Miguel Augusto Prince lo mandó a la cancha al minuto 30 del primer tiempo, los cuyabros se deshicieron del dominio ejercido por un Atlético Bucaramanga que, a pesar de recuperar rápido el balón y anular los ataques del rival, era largo y poco profundo. El vallecaucano apareció entre la primera línea de volantes y los delanteros para crear un circuito que no existió durante ese tramo inicial del encuentro.

Wilson Carpintero, goleador del Quindío, fue suplente y no jugó

Pero antes de eso, los leopardos se acercaron al arco de Óscar Ramos por la banda izquierda. Allí aparecían los hermanos Núñez, Luis y Jeysen. El primero se proyectó sin mucho éxito, pues no logró enviar buenos centros ni encontró un compañero con el cual asociarse para desacomodar a la defensa rival. El segundo, por su parte, tuvo en sus pies las dos oportunidades de gol más claras del encuentro. Dos pases largos de Carlos Palacios para que el más joven de los Núñez le ganara la espalda a Navas. En la primera, Jeysen, con el arco solo, mandó el balón por encima del arco. En la otra, el samario se encontró con el cuerpo del portero del Quindío que le achicó bien y evitó el gol.

La entrada de Castillo reacomodó a los cafeteros. Con Francisco Navas, el Quindío estaba jugando en un 1-3-4-1-2 que era ineficiente porque no había nadie que sacara con limpieza el esférico de su mitad. Así mismo, cuando lograban salir, no había ningún puente que facilitara la circulación de la bola entre los volantes y los atacantes, razón por la cual el pelotazo era recurrente.

El Bucaramanga no aprovechó las facilidades de José Moreno en el juego aéreo

En la segunda mitad, la situación se mantuvo igual. Los cuyabros dependieron de los chispazos de talento desplegados por Jairo Roy. Fue por esto que no lograron hilvanar muchas situaciones en los primeros minutos del segundo tiempo, pues Castillo había desaparecido del encuentro. Bucaramanga no encontró más facilidades con los balones largos en la parte final. El ajuste defensivo del “Nano” Prince evitó que Jeysen Núñez volviera a llegar a espaldas de los centrales.

Al final, una falta de Payares sobre Filigrana en las cercanías del área cambió el partido. Allí volvió a aparecer Jairo Roy Castillo que, de manera excepcional, mandó con su pie izquierdo el balón al palo más lejano del portero Andrés Mosquera y sentenció el partido al minuto 85. Con esa victoria, Quindío se acomoda en la primera posición del cuadrangular junto al Cúcuta Deportivo. En la segunda fecha, los Cuyabros enfrentarán al Real Cartagena. A su vez, los leopardos jugarán el clásico de los santanderes frente a los motilones. Los cafeteros ya dieron su primer paso en busca de la vuelta a la primera división del fútbol colombiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *