Santa Fe desperdició su octavo penalti del semestre, frente a Atlético Nacional, a falta de 5 minutos para que se acabara el partido que definía al rival del Independiente Medellín en la final de la Liga Postobón II. La diferencia que tuvo este cobro de los 7 que lo precedieron fue que esta vez, un jugador cardenal sí aprovechó el rebote que dio el portero contrario.

Pero vayamos al comienzo. Nacional solo efectuó dos cambios con respecto al equipo que jugó la final de vuelta de la Copa Sudamericana. Murillo por Nájera y Copete por Díaz. Los antioqueños dispusieron de sus mejores armas para buscar su cuarta final consecutiva de Liga. El esquema que propuso Juan Carlos Osorio fue el 4-3-3 con el que comenzó a hacer daño gracias a los envíos largos de Mejía a espaldas de los laterales santafereños. Copete fue el que más aprovechó los pases de su compañero porque comenzó a desbordar y a mandar centros buscando algún cabeceador. Los verdolagas dominaron durante ese tramo del partido pero se encontraron con el mismo problema que los que aquejó durante el tramo final de la temporada: la falta de gol.

En los últimos 8 encuentros, Nacional solo anotó 3 goles

Santa Fe, por su parte, saltó al campo en un 4-3-1-2. Al inicio, Arias y Mosquera hicieron daño a espaldas de Daniel Bocanegra pero con el paso de los minutos la producción ofensiva de Santa Fe desapareció. Los cardenales tuvieron problemas para salir limpio. Torres, Pérez, Arias y Anchico perdían el balón antes de llegar a la mitad de la cancha gracias a la presión efectuada por el rival. Los bogotanos solo encontraron aire cuando Cuero lograba recibir cerca del área de Franco Armani.

Para la segunda mitad, Osorio efectuó un cambio táctico. Juan David Valencia pasó a ser interior izquierdo y el equipo jugó con el esquema 3-3-1-3. La idea del entrenador era generar un mayor volumen ofensivo para poder abrir el marcador. Sin embargo, para ese entonces, los dirigidos por Gustavo Costas se asentaron en el campo y no brindaron las mismas concesiones que habían dado en el primer tiempo. A pesar de eso, Nacional seguía dominando y estaba más cerca del gol que Santa Fe.

Cuero era el único que estaba causándole problemas a los defensores de Nacional

Al minuto 68, Atlético Huila iba ganando en 0-2 en Manizales, al Once Caldas, y era finalista. Con ese resultado, los verdolagas ya no tenían opciones de jugar la final. Sin embargo siguieron insistiendo. Santa Fe tenía la chance de clasificar si ganaba. Fue por esto que Costas se la jugó con Armando Vargas y Luis Manuel Seijas. Las cosas no les salían a los bogotanos hasta que Vargas, en un contraataque, le mandó un balón largo a Cuero que le ganó en pique a Bocanegra y, luego, fue derribado por Armani en el área.

El guardameta argentino atajó el penalti pero no pudo evitar que Luis Manuel Seijas, en el rebote, mandara el balón al fondo de la red al minuto 85. Al final, Santa Fe logró clasificar de nuevo a una final de la Liga Postobón. El gol del venezolano le dio al equipo cardenal la oportunidad de soñar con la estrella número 8. El Medellín lo espera el miércoles en el Estadio Atanasio Girardot.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *