Teófilo Gutiérrez es la máxima figura del equipo River Plate, del campeonato argentino –sin discusión- y uno de los mejores de la Copa Sudamericana. Su juego encanta a aquellos entendidos del fútbol que consideran que el jugador colombiano es más que un delantero o un goleador.

Teófilo con sus movimientos desajusta y confunde a los defensas. No permanece en el área, de hecho son escasas las veces que pisa esa zona rival pero es ahí donde arma el desorden y sus compañeros aprovechan la confusión.

Teo puede hacer daño a Nacional desde su libertad

La libertad para moverse por toda la cancha es una de las cosas que más le fascinan a Teo y la cual su equipo adora de él. Gutiérrez permuta constantemente su posición con Pisculichi, Rojas, y Mora.

Los primeros minutos de cada partido para Gutiérrez son dedicados a jugar por las bandas. Ama la derecha pero le es infiel con la izquierda, no tiene preferencia entre éstas; le dedica casi el mismo tiempo. Cuando cae a recibir la pelota a los costados, la posición de todo el equipo varía. Todos entran en constante movimiento. Su zona preferida dentro del campo es estar entre la mitad y los ¾ de cancha rival, es ahí donde mejor desenvuelve su fútbol.

Gutiérrez activa algo con cada movimiento

La pelota tiene un imán a las botas de Teo. Los jugadores de River le buscan en todo momento porque conocen la calidad que tiene el colombiano para devolver la pelota de manera limpia, precisa y al espacio vacío. Teófilo jugando de espalda al arco es tan peligroso y virtuoso como si jugara de frente. Si el número 9 le da la espalda al portero rival, sus compañeros –Sánchez, Rojas…- se acercan para armar juego y sus amigos –Mora y Pisculichi- se alejan a buscar el espacio en donde seguramente les llegará la pelota.

No es Shakira ni Beyoncé, pero Teófilo con sus movimientos en toda la cancha encanta a los que van a ver su show. Si su equipo toma ventaja en el marcador todos sus rivales se acercan con la ilusión de sacarle el balón. Teo al contrario, protege la pelota y los saca a bailar uno por uno e inclusive por parejas. Ahora viene un equipo con el mismo ritmo pero con un gusto musical distinto, eso sí, Teófilo se adapta a cualquier tipo de escenario e incluso puede crear situaciones a capella.

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *