Para nadie es un secreto que el mejor Atlético Nacional de Juan Carlos Osorio no es éste. Que la capacidad abrumadora de ganar partidos con facilidad ya no está. Y es normal. No hay ciclos que perduren toda la existencia, ni equipos que dominen toda la vida. Menos en Colombia. Nacional venía esta temporada en una curva descendente de rendimiento comparando los torneos anteriores. El equipo sufrió por muchos motivos. El rendimiento individual no fue el mismo. Jugadores importantes como Sherman Cárdenas y hasta el mismo Alex Mejía, notablemente no respondían igual.  Se le sumaron las lesiones de jugadores como Jefferson Duque, Óscar Murillo y Alejandro Guerra –jugador que venía siendo una gran alternativa-. También, a la partida de un jugador clave como Stefan Medina. Todo esto, agregándole aspectos como el mental, hicieron que Nacional no dominara, ni domine, como antes.

La prioridad de Nacional será la Copa Sudamericana

Sin embargo, el equipo es semifinalista de la Copa Sudamericana y es parte de los ocho clasificados en la Liga Postobón. Merecidamente. El cuadro verde supo en muchos momentos de la temporada sobreponerse a situaciones adversas de las que solo salen los buenos. Pero no logra ser un elogio del todo, Nacional hoy ataca mal y por ende defiende mal, le cuesta crear ventajas ofensivas y aunque sigue intentando dominar el juego con la pelota, no la recupera con facilidad. Cuando Nacional no encuentra líneas de pase y le cuesta generar opciones de gol, luego termina sufriendo atrás. Muchas veces termina descompensado. El juego externo que tanto le daba ventajas ya no es solución sino problema y el ataque básicamente pesa en la calidad de Edwin Cardona y los destellos de Sherman.

A Osorio, le ha tocado replantear algunas cosas y al final ha encontrado un once competitivo, pero no contará, para los dos primeros juegos de cuadrangulares, con Bocanegra, Cardona y Mejía; sin duda, los tres bastiones por cada línea del equipo.

Atlético Nacional integra el grupo A junto a Santa Fe, Once Caldas y Atlético Huila. Que no es fácil es seguro, que no será como antes, también, pero no sería extraño que el equipo antioqueño se terminara clasificando. Y no lo sería porque en las citas importantes ha demostrado tener carácter y jerarquía. Habrá que ver cómo resuelve las dos primeras fechas sin sus jugadores más importantes. Pero, tampoco sería extraño que fuese eliminado. Enfrenta a equipos que durante el torneo han tenido continuadas fechas de buen juego. Nacional seguramente tendrá la vista en San Pablo y como en contadas situaciones tendrá que lidiar con un calendario apretado. Exceptuando que sigue siendo favorito, todo será distinto ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *