En la época donde nacieron las grandes epopeyas griegas, caracterizadas por batallas interminables, se edificaron, en la periferia de las ciudades, imponentes murallas que sirvieron como pilar de la defensa ante los ataques enemigos. Pero, en el vasto territorio griego había una muralla en particular que significaba una verdadera fortaleza. Las paredes de Troya vieron caer a sus pies un sinfín de ejércitos que sucumbieron ante lo imponente de la construcción y crearon, en torno a la ciudad, una leyenda.

Medellín visitaba a Millonarios en la ciudad de Bogotá y para enfrentar a la marea azul decidieron crear su propia muralla. Ante la intención del equipo embajador de acaparar la posesión de la pelota, con sus tres centrales a la altura de la mitad del terreno de juego y con sus carrileros posicionados prácticamente como extremos. El poderoso de la montaña gestó su obra maestra, se posicionó en campo propio y liberó a Cano como único punta dejando que el inofensivo ataque azul se estrellara una y otra vez contra su poderosa muralla.

Millonarios tenía el balón pero era inofensivo

Millonarios podía tener todo el tiempo que quisiera la pelota pero cuando intentaba pasar al último cuarto de la cancha rival el Medellín adelantaba su bloque con una presión agresiva. La muralla ganaba metros hacia adelante para aplastar el incipiente ataque azul. Después de esto, y con la zaga rival desordenada, iniciaba la otra faceta del DIM, la ofensiva.

Cuando el ataque embajador fallaba sus centrales se encontraban muy lejos del arco, en ese momento el equipo paisa liberaba una porción de su muralla para que se lanzara en velocidad sobre el arco rival. El Medellín combinaba rápido y generaba peligro en todos sus avances sobre la portería azul. Daniel Hernández, Javier Calle, Cristian Marrugo y Germán Ezequiel Cano eran los proyectiles que escupía la muralla para que hirieran la espalda de la joven defensa embajadora que vio vulnerado su arco en cuatro ocasiones.

Germán Cano anotó 3 goles

El equipo de la capital ve como sus chances de entrar en los ocho cada vez están más lejos mientras que el DIM se ubica segundo y está muy cerca de clasificar a los cuadrangulares. La muralla paisa espera mantener el buen momento, el todos contra todos ya casi acaba pero tendrá que aumentar la concentración en el último tramo del torneo. No querrá que un caballo de madera entre por las puertas de su fortín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *