La orquesta aurinegra volvió a dar un recital. Sin su director, Rafael Carrascal, Alianza Petrolera ejecutó cada una de las piezas que tenía preparada y continuó ganándose los aplausos de propios y extraños. El reconocimiento está a punto de llegar y los santandereanos están cerca de tocar en la danza de los ocho mejores.

No fue fácil. Deportivo Cali, que hacía las veces de jurado, saltó al campo con un 4-4-2 torre. La idea del entrenador Héctor Cárdenas era jugar en largo para superar a la férrea defensa local. Caneo mandó varios balones que le llegaron a Carlos Rivas y que se convirtieron en acercamientos al arco de Jerez. Sin embargo, el paso de los minutos le dio seguridad a la banda petrolera que comenzó a imponer el ritmo.

El dominio fue alterno en los primeros minutos

Con Camilo Ayala como director, repartiendo instrucciones y balones, el sonido comenzó a ser agradable. En ese 4-2-3-1, también estaban siendo fundamentales Nelson Barahona y Dairon Asprilla. El balón salía limpio del director, le llegaba al creador y terminaba en el agitador. Este último aprovechó su desequilibrio para desbordar y crear peligro.

Sin embargo, la orquesta aurinegra desafinó cuando Candelo y Palacios comenzaron a asociarse en la banda derecha. Lateral y volante le hicieron mucho daño a Felipe Álvarez y fue por ahí por donde se abrió el marcador.  Enganche de Candelo en la derecha y pase para Sergio Herrera. El “barranca” mandó un pase a media altura que le llegó a Juan David Cabezas que, sin dejarla caer, clavo el esférico en el ángulo superior izquierdo del arco custodiado por Jerez. Así acabó el primer parte del recital.

Cuando comenzó la segunda mitad, la orquesta aurinegra afinó y empató. Barahona mandó un centro en un tiro libre y Ayron del Valle le ganó por arriba a Andrés Pérez. Luis Hurtado no tuvo nada que hacer. 7 minutos después fue Dairon Mosquera el que desequilibró la balanza en favor de los locales con una jugada individual. Con el 2-1 a favor, Alianza se encontró en el escenario que más le gusta.

Camilo Ayala cumplió con el rol de Rafael Carrascal

Los locales le cedieron el balón a los visitantes y se cerraron. Al juntar líneas, Deportivo Cali no encontró receptores y se volvió inofensivo. El control del recital fue aurinegro y se dio a partir de un plan que los jugadores llevan ejecutando todo el semestre. Para finalizar el evento, Barahona le mandó a Sebastián Herrera, que ingresó en el segundo tiempo, un pase a espaldas de Germán Mera. El joven delantero fue el artífice de la última canción al picarle el balón al portero rival. Los aplausos llegaron y la clasificación está cerca. El recital fue todo un éxito y Alianza está cerca de lograr lo impensado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *