Hinchas santafereños y verdolagas dibujaron un paisaje excepcional en El Campín. Frente a 30.222 personas, los capitalinos tenían la oportunidad de mantener el liderato frente a un equipo que necesitaba obtener un resultado favorable con el fin de trepar posiciones y acercarse a la clasificación. Las expectativas eran altas y los equipos no fallaron.

Los locales tuvieron la iniciativa durante los primeros minutos. Con un 3-5-2, Gustavo Costas intentó aprovechar las falencias que presentó Atlético Nacional. Ómar Pérez comenzó a ser influyente desde el comienzo al filtrar balones a espaldas de los centrales. Allí aparecía Wílder Medina para causar daño y hacer a Franco Armani figura.

Medina aprovechó la lentitud de Henríquez

Por su parte, Juan Carlos Osorio mandó un 3-4-3 con el que buscaba anular las bandas santafereñas. Sergio Otálvaro y Luis Carlos Arias no encontraban espacios para salir. Con el paso de los minutos, Ómar Pérez perdió protagonismo y los rojos perdieron, por consiguiente, profundidad. Así mismo, Nacional no estaba generando mucho. Wilder Guisao y Alejandro Guerra eran los encargados de abrir un bloque que tenía cerrado el carril central y, en efecto, no tuvieron éxito. Las imprecisiones y la marca férrea de los defensores rivales impidieron que los dos extremos verdolagas fueran peligrosos.

La solución de los problemas ofensivos de Nacional fue buscada con los balones largos que Mejía le mandaba a Guisao y a Guerra (luego Copete que ingresó al minuto por el venezolano, que salió lesionado). La propuesta del volante de la selección no tuvo éxito durante la primera mitad. Sin embargo, al comienzo del segundo tiempo, una pifia de Francisco Meza le dio a Guisao el espacio necesario para mandar un pase al centro del área que encontró el pie derecho de Luis Páez que, con un remate fuerte, venció a Camilo Vargas.

Desde ahí, Atlético Nacional comenzó a replegarse y Santa Fe se adueñó del esférico. Con Pérez como líder, los cardenales se acercaron lentamente al arco de Armani. Para contrarrestar la situación, Osorio sacó a Sherman Cárdenas y metió a Miller Mosquera. Los verdes acumularon más hombres atrás y complicaron al rival. Sin embargo, un pase filtrado del 10 rojo para Wílder Medina, que entró al área y recibió falta de Óscar Murillo, ilusionó a los aficionados locales.

Ómar Pérez fue uno de los grandes protagonistas del encuentro

El central cuyabro fue expulsado y Armani atajó el penalti. Desde ahí Santa Fe se acercó con más peligro. Con el ingreso de Juan Daniel Roa por Sergio Otálvaro, el entrenador santafereño quería cambiarlo todo. En principio parecía que el cambio no marcaría una gran diferencia pero sí lo hizo. La tarea de Roa fue aprovechar la expulsión de Murillo y la inexperiencia de Copete como lateral izquierdo. Allí fue donde se gestaron las oportunidades que tuvo Santa Fe para empatar al final.

Después de que Luis Carlos Arias, con un remate de chilena, mandó un balón al poste superior de arco defendido por Franco Armani, el árbitro Juan Carlos Gamarra decretó el final del encuentro. La multitud que fue a apoyar a Santa Fe salió cabizbaja porque su equipo perdió por quinta vez frente al Nacional de Juan Carlos Osorio.

La mención especial es para Franco Armani y sus manos. Sin ellas, el resultado pudo ser distinto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *