Atlético Nacional empató 2-2 frente a Vitória en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana. Daniel Bocanegra, además de anotar el primer gol, jugó un partido excepcional y fue la figura de un partido en el que los colombianos no lograron marcar diferencia frente a un rival que, según su entrenador, jugó con una nómina mixta.

Los locales salieron con 4-3-3 en el que destacó la presencia de Alejandro Guerra como titular. El venezolano era uno de los interiores en el esquema inicial que presentó Juan Carlos Osorio. El otro interior, que era Alejandro Bernal, comenzó la jugada del primer gol. El cordobés recuperó un balón en las cercanías de la mitad de la cancha y se lo pasó a Ruiz que recibió una falta fuera del área. Aquí fue donde Daniel Bocanegra tomó el balón y lo acomodó en el ángulo superior izquierdo del arco defendido por el portero Roberto Fernández.

En los primeros minutos, la velocidad de Nacional fue fundamental para crear peligro en el arco rival

Desde ese momento, Vitória comenzó a ejercer presión sobre la salida de los defensores colombianos. Guillermo Beltrán y Edno empezaron a incomodar Óscar Murillo y a Francisco Nájera. Nacional no lograba pasar de la mitad del campo y los brasileños se acercaban al arco de Franco Armani.

Fue en este momento donde emergió la figura de Daniel Bocanegra. Juan Carlos Osorio hizo una modificación en su módulo táctico. Del 4-3-3, los verdolagas pasaron al 3-3-1-3. El ex jugador del Medellín pasó al centro de la defensa para cumplir una tarea fundamental para los intereses nacionalistas: salir limpio con el balón para sacudirse de la presión ejercida por el rival.

Tras corregir este problema, Nacional encontró otra dificultad: la creación de oportunidades y la falta de profundidad. Jonathan Copete, Luis Carlos Ruiz y Wílder Guisao no tuvieron sus mejores minutos y el equipo era bastante predecible. La falta de movilidad le complicaba las cosas a Alejandro Guerra que no encontraba a un receptor libre y, por consiguiente, perdía el balón.

Jonathan Copete frenó muchos ataques de Nacional porque estuvo impreciso, lento y desubicado

Lo otro en lo que falló el equipo de Osorio fue en las transiciones y así fue como llegaron los dos goles del Vitória. En el primero, el uruguayo Luis Aguiar encontró espacio por la banda izquierda para mandar un centro que le llegó a Ednei que cabeceó a espaldas de Bocanegra y venció a Armani. En el segundo, la lentitud en el regreso de algunos jugadores permitió que los atacantes brasileños superaran en número a los defensores colombianos y lograran desnivelar el marcador a su favor.

Al minuto 58 entró Sherman Cárdenas por Jonathan Copete y el encuentro cambió. Alejandro Guerra se convirtió en el extremo derecho, Wílder Guisao en el izquierdo y el recién ingresado en el enganche. El 7 empezó a generar juego por la izquierda al asociarse con Farid Díaz, que fue remplazado más tarde por Miller Mosquera, y con el mismo Guisao. El empate llegó tras una mano de Beltrán en su área. Luis Carlos Ruiz venció al paraguayo Fernández y puso el 2-2 con el que acabaría el encuentro.

Cárdenas está volviendo a su mejor nivel

Debe recalcarse la labor de Daniel Bocanegra. Con la lentitud de las transiciones, el equipo quedaba expuesto cuando Vitória trataba de contratacar. Los verdes no recibieron goles porque el defensor estuvo muy bien en los cierres, en el 1 contra 1 y en la salida. En definitiva, Bocanegra fue la luz que alumbró una noche oscura en la que Atlético Nacional no pudo pasar del empate frente a los bahienses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *