Millonarios y Junior chocarán en El Campín por la fecha 10 de la Liga Postobón II. Ninguno de los dos hace parte de los ocho mejores clasificados y han dejado pocos detalles para reseñar en este segundo semestre, más allá de la mejoría del Tiburón en el último partido. Lunari empezó su camino como nuevo míster embajador de la peor forma posible. Comesaña, por su parte, parece que ha logrado que su idea cale un poco más en sus jugadores. Los dos precisan lograr la victoria para trabajar de forma más serena, sobre todo la escuadra azul. Sin embargo, a priori, el desarrollo del partido puede favorecer más al conjunto de Barranquilla. El envite será interesante.

La primera alineación azul post-Lillo fue un 4-4-2 en rombo en el que Máyer era el mediapunta, los interiores eran Vargas y Robayo, y el mediocentro era Ganiza Ortiz. La poca movilidad de los delanteros de Millonarios no propició ninguna ventaja para los centrocampistas. Así, la producción ofensiva de los bogotanos fue escasa y de poca calidad.  Para más inri, Ganiza dejaba mucho espacio a su espalda, y por ahí Santa Fe encontró un filón para construir su victoria. Quien merodeará esa zona mañana probablemente sea Jorge Aguirre. Otra opción es Jarlan Barrera. Cualquiera de los dos puede ocasionar muchos problemas a los locales. La transición defensiva viene siendo el mayor problema para los capitalinos. El equipo embajador tendrá la pelota y el tiburón replegará. Vladimir Hernández puede dar mucho a los suyos a través de su velocidad y su técnica.

Junior puede encontrar ventajas al contragolpe

Si los delanteros de Millonarios agitan a la defensa contraria con movimientos y recepciones profundas, los centrocampistas de Lunari encontrarán espacio para mover la pelota con comodidad. El espacio entre los pivotes y los centrales rojiblancos será la zona a explotar. Si la actividad azul por delante de la pelota no es adecuada y no se organiza bien para realizar una buena presión post-pérdida, Junior se pondrá las botas. Si no, el partido será mucho más igualado. Promete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *