Desfila Louis van Gaal por los pasillos de Carrington con un deje misterioso, casi de personaje hitchcockniano o del mismísimo Alfred. El vertigo aterriza sobre cualquiera que intenta desvelar los secretos esparcidos en Old Trafford, una ventana abierta a la luz del día, pues quizá ni el mismo van Gaal entiende del todo lo que ve sobre el césped. ¿A qué juega el Manchester United? ¿Qué intenta? ¿Cuál es esa idea que el entrenador holandés dijo que su equipo tardaría tres meses en aprender? ¿Cómo va a alcanzarlo con esta plantilla? El 3-4-1-2 que ha vestido al equipo mancuniano desde la llegada del tulipán de hierro ha tenido momentos interesantes, pero en la mayoría de los minutos jugados hasta ahora la mejor forma de describirlo es diciendo que han sido anodinos. Tras un inicio de temporada que encendió el fuego de las dudas en Inglaterra, eliminado incluso de una de las tres competiciones en las que participaría en esta campaña, a Manchester llegaron varios fichajes de relumbrón que poco o nada tenían que ver con las necesidades más inmediatas del equipo por lo visto en la pretemporada y en los primeros partidos. Aún así, es imposible decir que la plantilla de los ‘red devils’ no es exponencialmente mejor con la llegada de Ángel Di María y Radamel Falcao García.

Falcao fue un fichaje tan improvisado que, cuando a pocas horas de que se cerrara el mercado, se extendió el rumor de su contratación a falta de pasar los exámenes médicos de rigor, nadie lo había anunciado. Real Madrid, Manchester City, Liverpool, Arsenal y Juventus intentaron hacerse con sus servicios en los últimos días de agosto, pero fue el más urgido de todos los grandes, no de delanteros sino de calidad en su plantilla, el Manchester United, el que finalmente se hizo con el que, antes de su lesión, era considerado casi unánimemente como el mejor delantero centro del mundo, y, en el peor de los casos, como perteneciente a un top 3 en el que estaba acompañado de ilustres nombres como Ibrahimovic, Agüero, Suárez o Benzema, pero al que él siempre pertenecía. Antes de firmar a la estrella de la selección Colombia, el Manchester contaba en sus filas con cuatro delanteros de distintos perfiles y de cierto prestigio, no por nada los dos descartados por van Gaal han acabado en otros clubes grandes de Europa. Una vez se cerró el período de transferencias, el número se ha reducido a tres delanteros pertenecientes a la elite absoluta de la posición para disputar, a priori, dos puestos para dos competiciones. Sobre Falcao no hay dudas, pero sí sobre la confección de la plantilla, que bien podría hacer que van Gaal abandone el sistema en el que parece estar cómodo desde hace unos meses.

Con Falcao, el Manchester United ficha a uno de los mejores futbolistas del mundo.

Durante casi toda su carrera, los sistemas que van Gaal entrenó y aplicó en sus equipos tenían cabida para un solo delantero centro. Uno de las principales obsesiones tácticas del holandés es la de ocupar la mayor cantidad de alturas posibles sobre el terreno de juego. Destinando la punta del ataque a un solo jugador, Louis se permitía no sólo la creación de los triángulos típicos de la escuela holandesa, sino también el uso de un jugador extra en el mediocampo que le permitiera ocupar una altura más dentro de la cancha. Ya sea con 4-3-3 o el 3-4-3, sus sistemas predilectos históricamente, esa obsesión tenía, entre una de sus muchas consecuencias, que los mediocampistas estuvieran obligados a llegar mucho desde atrás. De hecho, en sus dos grandes equipos, su Ajax campeón de Europa y su Barcelona doble campeón de liga, los goleadores fueron dos jugadores muy particulares que participaban poco en el entramado del juego, pero que llegaban con asiduidad al gol jugando en el escalón inmediatamente anterior al ‘9’. Sin embargo, el sistema que van Gaal usó con la selección holandesa y que viene usando con el Manchester, no posee esa característica. A priori, el 3-4-1-2, disminuye la cantidad de alturas, refuerza la defensa así sea por ventaja numérica, y le da una importancia vital a las áreas y no al juego medio, santo y seña de sus mejores equipos, de su discurso y de sus discípulos en los banquillos. Eso, que tan buenos resultados le dio en el mundial, le ha causado muchos problemas en su inicio en la Premier League, problemas a los que quizá Falcao pueda entregar una solución desde su capacidad individual.

La temporada pasada el Manchester tiró más centros que en cualquier otra campaña con Alex Ferguson, por sorpresivo que parezca. La pérdida de nivel en el mediocampo, y la mala elección de los fichajes en el área, obligó al equipo de David Moyes a hacer un uso exagerado de sus futbolistas exteriores. Este año, aunque el Manchester ha sumado el talento español de Ander Herrera a la medular, además de que se espera que Juan Mata pueda exhibir el mismo fútbol que en sus dos primeras temporadas en el Chelsea, lo cierto es que todavía les sigue costando generar ventajas interiores y la finalización de sus jugadas viene precedida por juego exterior y centros al área. Tanto Luke Shaw como Daley Blind, Antonio Valencia y Ángel Di María son futbolistas capaces bien de ganar línea de fondo y/o centrar con mucha calidad. Ahí es donde entra Falcao. Como rematador se hizo un nombre en Europa y son muy pocos los hombres que pueden ser comparados con él en ese arte. Uno de ellos será su compañero de equipo y hombre de confianza del entrenador, Robin van Persie. La suma de los dos en el área debería ser letal y debería amilanar cualquier sistema defensivo. Es decir, más espacio para Rooney y compañía. El inglés es la estrella del United y sus cualidades de centrocampista han sido sobre explotadas en las anteriores campañas; sin embargo, con Mata, Ander y/o Di María detrás, y Falcao y/o van Persie delante, Rooney podrá centrarse en un rol en el que puede sacar lo mejor de sí, sin obligaciones extra de creación o de cuota de gol. Falcao es una alternativa para mejorar al equipo cuando no juega bien y una oportunidad para que este crezca y llegue a hacerlo.

A pesar de las condiciones de la contratación, Radamel puede solucionar muchos problemas al Manchester.

¿Y si ese no es el plan de van Gaal? Siendo como es, un tipo arrogante y obsesivo, no es difícil imaginar que Van Gaal aspira a que su equipo juegue como los ángeles. Tiene a un puñado de futbolistas que están entre los mejores de los mejores, a un centrocampista que aspira a serlo y otros cuantos que están capacitados para ser complementos en un gran equipo. Y lo cierto es que quizás, a diferencia del Bayern de Guardiola, no cuenta con las piezas necesarias para jugar con tres centrales y que el equipo pueda dominar los partidos desde el característico estilo de su entrenador. En varias ocasiones, el holandés ha expresado que también trabaja otros sistemas y que uno de ellos es su clásico 4-3-3. Si las decisiones de van Gaal van encaminadas a la instauración de un sistema con un punta, el conflicto se hace evidente: sólo habría un puesto como titular para Falcao o van Persie. Con números parecidos en las últimas tres temporadas, a pesar de la lesión del colombiano, ambos son garantía de gol para el Manchester; sin embargo, si hay que elegir, la balanza se inclina hacia el lado del ex jugador del Mónaco. La última temporada de Robin fue mala, sin medias tintas. Nunca pudo rendir como se esperaba al lado de Rooney, y se trata de un futbolista que no recuerda en nada ya al delantero autosuficiente de hace unos años. De hecho, si no fuese por el recuerdo de sus épocas como extremo, muchos hablarían del punta holandés como uno de los delanteros más puros de los clubes grandes. van Persie se mueve muy poco y ha perdido velocidad. Y si algo suele pedir van Gaal a sus delanteros es que se muevan para crear espacio para la llegada de los mediocampistas. Falcao sí es un delantero mucho más activo, que ha demostrado compenetrarse bien con diferentes tipos de acompañantes en la punta de ataque y en sistemas tanto de ataque posicional como de transición. Jugando en 4-3-3, el sistema que usó Villas-Boas en Porto, logró sentirse cómodo y, aunque tiranizaba el área, siempre hubo espacio para que los mediocampistas la ocuparan. El 4-3-3, sin embargo, significaría alejar a Rooney de su demarcación ideal, algo insostenible ya tanto para el club como para el jugador.

Hasta aquí, el ejercicio de Falcao en el United podría resumirse de la siguiente manera: no fue un fichaje planificado, pero dota de calidad a un equipo que no iba sobrado de ella. La adecuación táctica de Falcao es total, tanto a los problemas del equipo como a sus compañeros. No hay ningún tipo de conflicto con Rooney, van Persie, Mata, Di María o Ander, y, de hecho, podría ayudar a potenciar al argentino y al inglés, los otros dos súper cracks del equipo. El problema viene por ver como logrará van Gaal encajarlos a todos en el once. El sistema original posee limitaciones en la plantilla para ejecutar el plan y la primera alternativa, reduce el potencial de los dos jugadores más importantes hasta ahora: Rooney y Mata.

¿Qué otros escenarios podría considerar van Gaal? El holandés no es extraño al 4-4-2. Lo usó en la selección holandesa y lo usó en el AZ. Incluso quiso usarlo en el Bayern Munich. El sistema le permitiría usar a Di María en la banda y a Rooney en el medio, ya sea de delantero o de mediapunta, pero dicho sistema nos dejaría una duda: Ander Herrera y Juan Mata. Uno entendería que el mediocentro sería Blind, lo cual dejaría un solo puesto a disputar por los dos españoles, es decir, entre uno de los jugadores clave en la primera idea de van Gaal y una de las grandes apuesta del mercado. Ander es el mediocampista más puro y capaz del equipo, mientras que Mata es uno de sus mejores hombres. La opción más factible es la de tirar a uno de ellos a la banda, siendo Mata el más opcionado, pero no es lo ideal. Así, todo indicaría que el fichaje de Falcao, a diferencia de van Persie, que bien podría ser suplente de lujo en su ya empezada madurez, eleva el nivel y las opciones de van Gaal, pero también lo obliga a hacer algún sacrificio más.

Para sacar lo mejor de sus tres mejores futbolistas, van Gaal quizás tenga que sentar a otros que eran importantes.

Tanto van Persie como Mata, a diferencia de Ander, encuentran pares de mayor valor en la plantilla. Lo normal es que, al final, por lo menos uno de los dos termine aceptando el rol de jugador número doce para equilibrar en el once titular las posiciones de Rooney, Di María y Falcao de modo que se pueda sacar lo mejor de ellos. Radamel es la oportunidad que tiene van Gaal para resolver el misterio que él mismo creó.

10 comments

  1. ¡Qué difícil fue escribir este artículo! El Manchester United ahora mismo es un producto tan indefinido y que puede ir en tantas direcciones que era difícil hablar directamente del fichaje y no de los diversos escenarios tácticos que puede presentar el Manchester United. De hecho, creo que los fichajes de Falcao y Di María servirán de catalizadores bien del asentamiento definitivo de este sistema o bien de un cambio que quizás es necesario dado lo corto que va el equipo en posiciones importantes para el 3-4-1-2.

    Yo creo que Falcao es un delantero capaz de jugar en cualquier sistema, vaya, y que sólo circunstancias muy especiales significan un conflicto para él. Especialmente porque es de los que, si hay conflicto, lo normal es que el otro sea el que sufra porque hay muy pocos mejores que él. En ese sentido, además de lo corto que queda el Manchester si ambos son titulares, creo que Van Persie se convertirá en un suplente de lujo para Van Gaal. La pareja del holandés con Rooney nunca funcionó del todo bien y la presencia de un Mata llegador lo hacia peor aún. Con Falcao, Rooney quizá puede jugar en su rol ideal. El segundo damnificado es Mata. ^^ Ander es especial en la plantilla, pero el rol de Mata no. Eso lo puede hacer Rooney, ya sea como segunda punta o como mediapunta directamente.

    Si yo fuese el entrenador del United, mi idea sería la de un 4-4-2 asimétrico, con Ander de interior derecho cerrado y Di María de interior/volante izquierdo abierto, pero con libertad. Mata de ’10’ y Rooney-Falcao arriba. Pero no sé que tan fan de la idea sería Van Gaal. Lo otro es Mata en banda, pero ahí no sé que tanto pueda llegar a rendir el futbolista, ya que hace mucho que es mediapunta-mediapunta.

    Una opción de la que no hablo en el artículo, pero que también es muy viable… es el 4-2-3-1. Rooney por detrás del 9, y dos extremos. Aunque no sé. Yo creo que Di María debería estar más cerca de la medular porque el doble pivote no me da ninguna garantía. ^^

    1. Te digo desde ahora, con esa alineación …el Chelsea, City o Liverpool le pintan la cara a Van Gaal y a su Manchester, que siii ..arriba tiene calidad de sobra, pero Herrera y Blind, contra los Sturridge, Sterling, Hazard,Costa, Aguero,Silva? Uf, ese sistema es una puerta abierta al contra ataque y Di Maria de interior izquierdo es una puerta abierta .En fin, muchos sueña con este Manchester y es valido, pero raras veces triunfa aquello que no fue planificado ^^

  2. @Mcdlc

    Claro! Yo pienso muy parecido. Un mediocampo Blind-Herrera se me hace muy corto. Más allá de que Rooney y Di María saben correr mucho, y que Falcao es excelente en la presión, el United no da garantías. El 4-2-3-1 me parece poco viable por eso. Creo que lo mejor será un 4-4-2. Con Di María en banda, pero cerca de los mediocentros para ayudar en transición. Ahí sí veo que pueda existir cierto equilibrio, especialmente si el United logra atacar bien -que con esos nombres debería –. Si mantiene el 3-4-1-2, pues creo que Van Gaal apostará definitivamente a la pegada de su ataque, que es mucha, y a las carreras de Di María.

    Ojalá este domingo comencemos a salir de dudas.

    1. Ves al United sobre el City Chelsea o Liverpool para pelear la Premier? Yo se que Falcao es de los mejores en lo que hace,y que Di Maria ya es crack …los ves peleando arriba? O aun no? Le ves posibilidad al Liverpool? Saludos

  3. En caso de que Van Gaal quiera utilizar el 4-3-3, se le puede armar con Rooney una parecida a la que se le armó con Rivaldo en el Barça. Wayne está hastiado de no jugar donde piensa él que debería, y también es que es muy bueno como para no complacerle. Aunque Louis es Louis, por supuesto.

    Eso sí, pensar que un equipo con Ángel Di María, Wayne Rooney y Radamel Falcao no puede lograr algo de verdad gordo, pues… pufff, es casi imposible. Es que están bajo el mando de Van Gaal, un genio de esto.

  4. Radamel también debería ser un sueño para Rooney a poco que el inglés juegue por el centro. La capacidad de Falcao para empujar de forma salvaje a la defensa contraria es alucinante. Es una garantía de espacios tremenda. Y luego le das el balón cuando él está pegado a dos centrales e igual genera la ventaja. Eso con Rooney cerca, Di María queriendo regatear, Ander buscando salir en largo, etc, suena muy, muy bien.

    Un 4-4-2 con Falcao-Rooney, Di Maria-Blind-Ander-Mata, Shaw-Rojo-Jones-Valencia promete. Veremos.

  5. @Mcdl

    Bueno, hasta ahora los que mejor han jugado han sido Liverpool y Chelsea; pero los que tienen más pegada son los de Manchester y eso en la Premier es muchísimo. Es una competencia a prior muy igualada, y cuatro entrenadores top.

    @SDuque

    Es algo que Van Gaal debe cuidar e imagino que preguntará a Rooney. No tengo dudas de que si no ha apostado por el 4-3-3 es en parte por eso, así que yo imagino que el 4-4-2 llegará tarde o temprano.

  6. Es un caso muy interesante el United esta temporada. Tiene mucho material de trabajo y todas las chances de pelear el campeonato. Ahora, puede que no esté en el escalón del City o el Chelsea, y puede que la búsqueda le haga perder algunos puntos pero, hombre, ilusiona mucho.
    Yo, todavía tengo dudas respecto al papel de Mata, y es que creo que al final se lo terminan cargando a él o a van Persie. Blind como mediocentro da algunas alternativas, pero no creo que mueva tan rápido a Fletcher. En la defensa, titular me parece Jones y se esperaría que el otro central sea Rojo, de lo contrario, pelearía puesto con Shaw. Luego, puede aparecer Evans y/o Valencia como carrilero y en ese caso, veo único punta a Falcao.

  7. Uno de los grandes Boom del mercado fue un total anonimato hasta apenas faltar unos días para terminar la temporada de fichajes. Falcao quizás si fue una opción totalmente improvisada, sin embargo, es uno de los elementos los cuales LvG podrá usar para defenderse con un equipo y una plantilla en crecimiento. Quizás Falcao no sea más que una solución a corto plazo, como también, pueda llegar a ser pieza clave de el equipo. Es complicado pensar en cuales son las verdaderas intenciones de un fichaje como este cuando se trata de una “simple” cesión, pero al tiempo, se trata de uno de los mejores salarios del fútbol ingles en el presente.

    Y creo, en mi humilde opinión, Van Gaal utilizará durante la presente temporada no la alineación más a su gusto, ya que recién llegado a un equipo que venía en completo declive, la misión actual es de mera superveniencia. No obstante, jugadores claves de presentes temporadas se han ido, uno por uno, de lo contrario, su nivel se ha afectado tanto con el peso de los años que se sabe perfectamente solo se verán leves destellos de su grandeza en el camino que queda por recorrer, como lo es Van Persie, así como lo puede llegar a ser Carrick. Falcao viene a dar a un equipo que esta a prueba, su verdadera participación solo se verá con el paso de las jornadas, pero de algo que si es seguro, es que este asombroso e impredecible fichaje viene a traer vida a gigante deseoso de ser temido una vez más, y para realización de estos deseos, llega increíblemente acompañado.

    Falcao es dador de vida, esa es su misión. Como un hincha más, así lo esperamos, y también, lo necesitamos.

  8. @Oscar

    Existe la posibilidad de que este fichaje signifique para el United lo que significó el fichaje de Özil para el Arsenal al principio del curso pasado. Quizá desde fuera, y más desde tan lejos no lo veamos así, pero quién quita que no. Quién sabe si aporte una activación mental notable en la plantilla. Ojalá.

    Ya. Luego Özil se cayó en momentos gordos, y vamos… que Falcao cuando más se luce es en finales y partidos y momentos decisivos. Qué bonita sería verlo haciendo de las suyas en la Copa de Europa. Soon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *