El primer día de la nueva era Pékerman enfrentó a Colombia a la nueva Brasil de Dunga. Como los dos anteriores partidos ante Brasil, el encuentro en Florida estuvo llenado por una intensidad inusual que se tradujo en un partido de imprecisiones donde prevaleció el futbolista desequilibrante en el uno vs uno. Neymar y Cuadrado se erigieron reyes un partido donde primó la paridad y en el que sólo la capacidad individual de ambos futbolistas dio emoción.

Colombia salió al terreno de juego con su 4-4-2 torre con un matiz: Jackson Martínez se escoraba en fase defensiva formando un 4-5-1 con James liberado tal y como se produjo en el Mundial, en el que él o los delanteros colombianos se encontraba excesivamente alisados del mediocampo. Brasil, por su parte, presentó un 4-2-4-0 en el que los cuatro mediocampistas ofensivos por delante del doble pivote se turnaban las posiciones sin una referencia clara. La primera parte estuvo marcada por la falta de control de ambas escuadras ante la imposibilidad de ambos medicampos para imponerse, y las facilidades que tuvieron los futbolistas desequilibrantes de cada equipo para crear peligro en cada transición.

Colombia puso en problemas a Brasil desde la habilidad de Cuadrado, pero le faltaron mecanismos colectivos para darle claridad al ataque

Neymar jugó en una especie de dimensión desconocida en la que los pivotes de Colombia no tuvieron control. El astro del Barcelona recibió con tiempo y espacio para regatear y decidir, a espaldas de los mediocentros contrarios, y su velocidad tanto de ejecución como de juego causó problemas al equipo colombiano, llevándolos incluso hasta la expulsión. A partir de ese momento el encuentro se desnaturalizó y, aunque siguió siendo parejo a nivel de llegadas, el partido se volcó a favor de Brasil que terminó ganando con un golazo de Neymar de tiro libre.

Más allá de la victoria, Colombia demostró ser un equipo con un legado que ha calado muy profundo: sin importar el rival y la situación, Colombia siempre cree en la victoria. Por eso, incluso con diez, los cafeteros arrinconaron a Brasil en los últimos minutos. Como colofón es necesario resaltar que hubiera sido importantes descifrar si Zúñiga puede jugar de mediocentro tal y como quiso Pékerman desde el inicio de la segunda parte. Colombia perdió porque la transición defensiva de sus pivotes fue deficiente y, en la dimensión desconocida para Neymar, el brasileño es el rey.

2 comments

  1. Realmente no me gustó la idea de Jackson. Porque por esa banda Maicon pasaba y pasaba tranquilo, a pesar de no resolver bien. Por la otra también había problemas pero porque estaba Neymar y solo con faltas se lo paraba. Estuvo bien y entiendo que Pekerman confíe tanto en Aldo, es una gran alternativa y da otra variante a la de Abel, sin embargo, ayer no pesó en el partido. Interesante lo de Zúñiga, que ya había hecho algo parecido en Atl Nacional.
    Lo mejor en ataque fueron las salidas de Cuadrado, en especial cuando salió de banda derecha. Y cuando se pudo conectar con Teófilo, que de espaldas y girando te abre el panorama. Si bien es cierto que Pekerman quiere volver al juego de las eliminatorias, y nos imaginamos a Teo y Falcao, es bueno precisar que Teo, tanto en el Mundial, como hoy en River es el 9 y ha adoptado esa faceta muy bien. Además, de que hay que esperar cómo resuelve la ausencia de Macnelly, que sí que era importante en aquél esquema.

  2. @ Luis Ma Rojas

    Yo lo que entiendo es que Pekerman quería liberar a James de ese esfuerzo defensivo, poniendo a Jackson a caer a banda e incluso a perseguir al lateral. Se sintió más cómodo en la derecha que en la izquierda, creo. No sé si le fue rentable. Los mejores minutos de Colombia, los últimos diez del primer tiempo, fueron con Jackson y Teo muy centrados, girando a Brasil y poniendo a jugar de cara a James, Cuadrado y Aldo Leao.

    Lo de Aldo no debió gustarle mucho y es que estuvo muy mal, errático y muy separado de todos, cuando él debe ser el hombre que enlace todo, tal y como hacia Macnelly. De ahí que probara con Zuñiga mediocentro. Pekerman tiene un lío. No me sorprendería que Quintero termine jugando muchos minutos próximamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *