Recuerdo bien cuando la noche llegó, estaba sentado con la mirada fija en el televisor. Las piernas me temblaban y no atinaba a decir ninguna palabra, aquel 5 de Julio quedé mudo y a pesar de que faltaban varias horas para el ocaso la noche cayó frente a mis ojos. El pitazo final de Carlos Velasco Carballo anunció que el ciclo más exitoso de la selección Colombia en los mundiales había llegado a su fin. No fue sólo la desazón de ver a mi selección caer eliminada del mundial lo que me dejó pasmado, también fue el vacío que sentí al darme cuenta que la era Pekerman podría haber culminado.

Después de un largo periodo de espera, marcado por el juego mediático que hoy en día caracteriza toda negociación que se realiza en el deporte rey, José Néstor Pekerman oficializó su continuidad. Con el timonel argentino de nuevo al mando lo único que faltaba era ver quienes lo acompañarían en el inicio del nuevo proyecto.

Hubo mucha incertidumbre sobre la continuidad de Pekerman y su proyecto.

Entonces se produjo la tan ansiada lista, se comenzó a disipar la incertidumbre y las cosas estaban cada vez más claras. Hay una característica bastante diciente en esta nueva convocatoria: los cambios son mínimos. De los 24 convocados 21 conformaron la lista mundialista y los 3 que ingresaron hicieron parte la lista de 30, lo que nos deja entrever que se le apuesta, por lo menos de inicio, a una continuidad en el proyecto. Pero el hecho de que sean pocos los cambios no quiere decir que sean menores, hay una nueva camada con ganas de hacerse notar desde ya y Pekerman seguro les dará la oportunidad.

El gran abanderado de esta nueva generación es, sin dudas, Éder Álvarez Balanta. Al defensa central de River Plate se le abren las puertas de par en par en esta nueva etapa, las ausencias de Mario Alberto Yepes y Luis Amaranto Perea dejan ver que el técnico argentino tiene muy en cuenta al versátil zaguero. Su delicada zurda y sus anticipos a la velocidad de la luz perfilan a este joven jugador como una de las promesas más importantes del seleccionado colombiano, junto con el gran ausente de la convocatoria, Stefan Medina, a quién seguramente Pekerman sigue muy de cerca. No debería sorprender si esta dupla llena de buen fútbol y agilidad mental toma el mando en la selección en un futuro cercano. Están destinados a hacerlo.

La defensa es la más susceptible a presentar cambios. Balanta y Medina se perfilan como las alternativas más sólidas.

En la zona medular el regreso de Aldo Leao Ramírez es clave para la selección, el talento en creación y su habilidad para generar espacios y conservar la posesión de balón fue una de las cosas que más añoró la selección colombiana en el mundial. En el ataque regresa Falcao, la vuelta del tigre puede llegar a representar muchos cambios en la selección. Su presencia le traerá algunos problemas a Pekerman que ya había enseñado al grupo a jugar sin él. Con el problema adicional que genera el hecho de que James se haya apropiado la selección de la manera en que lo hizo, haciendo olvidar al samario. Ahora habrá que ver sobre quién se erige este nuevo proyecto, si James le devuelve el protagonismo a Falcao, o si él continua haciéndose cargo de la selección.

El regreso de Falcao supone una nueva disyuntiva: ¿Volverá a ser su equipo o seguirá siendo el de James?

Esta es la cara del nuevo proyecto, los primeros que se enfundarán la casaca dorada de la selección para defender los colores de nuestro país. A pesar de que el proyecto apenas empieza se puede ver la firmeza del mismo y aquella noche oscura que inició con el pitazo de Velasco Carballo parece llegar a su fin. Los primeros rayos de luz se vislumbran en el horizonte y junto a ellos llega la tan ansiada mañana, así que por ahora lo único que queda es sentarse a esperar que amanezca en el cafetal.

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *