Dos meses han pasado desde aquél partido en Fortaleza que terminó de erigir a James Rodríguez como crack mundial tras dar una exhibición de fútbol y carácter impropia de un chico de su edad. Colombia acabó el Mundial con una sensación agridulce tanto por lo conseguido como por la sensación de que llegar más lejos estuvo muy cerca; mientras que Brasil luego sufrió la que puede ser la más grande humillación de la historia del balompié. Hoy, el equipo nacional apuesta por la continuación del proceso Pekerman y la ‘auriverde’ ha decidido mirar a Dunga para comandar la generación Neymar a Rusia 2018. Mañana se enfrentan en Miami, primer partido después de la Copa del Mundo para ambos, y el escenario es bastante diferente.

A pesar de que el proyecto colombiano es continuista, lo normal sería esperar que la idea táctica que ejecutaron en el Mundial dé un paso al costado. Pekerman había apostado por un 4-4-1-1 condicionado no sólo por la ausencia de Falcao, sino también por la baja a última hora de Aldo Leao Ramírez y el poco ritmo con el que Camilo Zuñiga llegó a la cita orbital. Sin esos limitantes, es de suponer que Pekerman vuelva a la idea con la que terminó jugando el año pasado: un 4-4-2 torre con Aldo Leao Ramírez en la base de la jugada, James y Cuadrado en la mediapunta y el doble nueve. La presencia de los dos futbolistas samarios volvería a convertir a Colombia en un equipo de posesiones largas y activaría nuevamente la zona derecha del ataque como la principal, especialmente si el espléndido Teófilo Gutiérrez es titular y logra trasladar su nivel con River a la selección.

Con Aldo Leao y Falcao, Colombia volverá al estilo con el que se clasificó brillantemente al Mundial

Por su parte, en el interior de la selección brasileña se habla de una revolución. La Brasil de Scolari que acudió al mundial terminó siendo un equipo que dominaba los partidos a partir de una activación mental y un despliegue físico insostenibles (Y que al final terminó pasándoles factura), y que tenía a Neymar como único argumento ofensivo, más allá de las incursiones kamikaze de Marcelo y David Luiz, dos defensas. En su segundo paso por la selección, la primera misión de Dunga es la de dotar a su equipo de una organización atacante más colectivo y menos dependiente de la brillantez de su estrella. Para ello, la alineación de Willian, Diego Tardelli o Coutinho parece clave, lo cual sin duda ayudaría a ese propósito. Si el enganche del Liverpool es el elegido, podría dañar seriamente el doble pivote colombiano que no va sobrado de talento defensivo.

Aun así, el discurso del juego seguramente va a pasar por los pies del ataque colombiano. Si logra tener consistencia y desequilibrar la férrea defensa brasileña, evitando contragolpes, las chances de victoria estarían a favor de ellos. De lo contrario, Brasil, incluso sin estructura táctica creada, podría hacerse con el partido desde una transición ofensiva sólida liderada por Neymar. El partido será una fantástica prueba – otra más – para la selección Colombia de Falcao y James.

4 comments

  1. Pékerman prácticamente dijo que Falcao no va de titular. Teniendo en cuenta que Teo está de dulce, ¿quién será el otro delantero?

    No creo que volvamos al 4-4-1-1, y ojalá se pueda atisbar alguna señal de update pensando en la Copa América.

  2. @ Sduque y Oberyn

    Yo, como Oberyn, me imagino que saldrán Bacca y Teo. Ambos están en un estado de forma fantástico y, bueno, son una pareja muy complementaria y que se conoce muy bien. Ay, si Bacca no se hubiera lesionado en Brasil… esos minutos que jugó en los cuartos casi sirven para empatar y ganar el partido. También tengo muchas ganas de ver a Aldo de mediocentro con un Zuñiga recuperado totalmente. Es que si nos ponemos a pensar… el timing del mundial no fue precisamente el mejor. Llegamos muy diezmados, más allá de Falcao.

    @ Centrales

    ¿Quiénes creen que serán los centrales? A mi me gustaría ver a Balanta de inicio, supongo que con Zapata que fue el titular en el mundial y viene jugando en el Milan.

  3. @Ustáriz

    Estaría genial ver a Balanta. Y creo que todos teníamos nuestras dudas con Zapata para el Mundial, pero después de lo que hizo es difícil imaginarle sentado. Aunque el otro día ya cometió uno de sus errores contra el Valencia que puff. Pero bueno. Y sí, estaría genial ver a Aldo. Pasa que con Abel-Sánchez y sin Macnelly y un buen Zúñiga, el balón no corre como debería. Aldo puede aportar mucho en ese aspecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *