Desde un inicio, hace presencia la mano de Dunga en su segunda etapa como seleccionador brasileño. Los tan cuestionados Dani Alves, Paulinho, Fred y Jô, afuera. En cambio, Miranda y Filipe Luís, de magnífica temporada 2013/14 con el Atleti, adentro. Coutinho, una de las revelaciones en el Liverpool de Rodgers, o Danilo, lateral diestro de gran proyección al ataque y que ofrece garantías en defensa, también harán parte de ella. Álex Sandro y Hulk, bajas a último momento por respectivas lesiones en eliminatorias previas a la fase de grupos de la Champions League ante el Lille y el Standard de Liège, respectivamente; Marcelo y Robinho, sus reemplazantes.

Dunga apuesta a partir de todas estas novedades y de las de Elías, Éverton Ribeiro y Ricardo Goulart, las más enriquecedoras en el Brasileirão, un fútbol más sólido, más fino y menos predecible, algo bastante cuestionado en la última Copa del Mundo. Salvo lo que generase Neymar y circunstancialmente Oscar, era un equipo bastante predecible con Scolari y escaso de brillo en el último tercio. De paso, superables en transición defensiva a las espaldas de Dani Alves y Marcelo, como también del acompañante de Luiz Gustavo en el centro del campo (ya fuese Paulinho o Fernandinho).

Dunga mira al Brasileirão para dotar a la selección de un nuevo estilo futbolístico

Elías, un ‘box-to-box’ típico y que puede aportar tanto en ataque posicional como en sorpresa desde segunda línea. Éverton Ribeiro, un extremo sin mucho desborde, pero elegante con la pelota y de cortés pelota parada. Ricardo Goulart, el propio segunda punta con mucho gol e hiperactivo en área rival, capaz de sostener y de ganar segundos importantes para poder desplegar.

Phillipe Coutinho, la novedad más significativa de la lista. “La oferta de recepción”, la línea de pase tan requerida por Marcelo Bielsa, era única y exclusiva en Brasil con Neymar. Ahora, con Coutinho, Dunga gana otro efectivo que, poco a poco, va evolucionando en sus contribuciones tácticas, y madurando en la regularidad y la participación de un partido; tenía esos vicios de inconsistencia en sus anteriores clubes. Con Rodgers viene trabajando el ex del Internazionale y el Espanyol de interior, extremo y últimamente de enganche (menos dinámico, es decir, ‘10’ estático).

Otro indicador determinante y continuo: el músculo y cemento posicional defensivo de Scolari. Sin Thiago Silva (lesionado), parece no perder mucho Brasil con Miranda. Thiago Silva-David Luiz-Luiz Gustavo, un escudo inquebrantable e impasable hasta semifinales de la última Copa del Mundo, permitiéndole al equipo una seguridad y un poderío defensivo excelso, pero que se veía opaco por el bajo aporte de sus laterales.

El mediocampo es el principal foco de los cambios; la defensa también tendrá novedades: Miranda y Filipe Luís

Por último, la referencia de área para Carlos Caetano Bledorn Verri sería, a priori, Diego Tardelli. Un extremo por naturaleza que últimamente viene trabajando de segunda punta (por detrás de Jô) en el Atlético Mineiro. Útil para contextos con rivales que ofrezcan pocos espacios por su desborde y verticalidad. Y muchísimo más útil para contragolpear: potente. A ver cómo engrana en el rol de ‘9’, que tranquilamente podría cumplir con cierta libertad para generarse sus propios espacios y también sus movimientos, algo que en el Mundial le faltó de sobra a la canarinha con Fred y Jô: sin capacidad de acción-reacción y demasiado estáticos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *