Cuenta la leyenda que el cacique desatracaba en su balsa de oro. No era el único elemento de oro en la escena: las profundidades de la laguna también atesoraban el metal precioso. Y, por si fuera poco, el oro era elemento constitutivo del atuendo cacical. En aquel pueblo, el oro estaba al servicio de las ofrendas muiscas. La fascinación de los expedicionarios de Hernán Pérez de Quesada tituló como “El Dorado” a aquella mágica ceremonia.

El Dorado Magazine nace de la necesidad de darle a nuestro pujante fútbol nacional un tratamiento especial. Aquí creemos en el juego como eje central del trabajo periodístico. No habrá lugar a ruido mediático, ni a inquinas o persecuciones. Sólo fútbol.

El año 1950 es el relato de un mismo culto. El país de la laguna de Guatavita juntó oro hecho fintas y gambetas. La ceremonia pasó a ser la elegancia puesta al servicio del trato al balón. Entonces, los futbolistas más cotizados del planeta ofrecieron un espectáculo como rindiendo culto a quién sabe qué Dios. Como si sus goles fueran las ofrendas de El Dorado.

El Dorado Magazine es una publicación web que cubrirá todos los ángulos del fútbol colombiano con un enfoque analítico. La calidad de nuestro juego, tanto a nivel de selección, como en la liga y nuestros futbolistas, va en aumento, y era necesario que surgiera un medio con la capacidad de cubrirlo. Tenemos la seguridad de ser ese medio.

El Dorado es el ritual del oro hecho gambeta. O, en nuestro caso, la gambeta conjugada en verso. El balón, como el oro, posee brillo propio. No requiere de ornamentos mediáticos ni admite juicios sin fundamentos. Aquí, el protagonista es el balón y el juego al que da sentido. Porque entendemos que la riqueza del fútbol es inagotable, no apelamos a sus exterioridades. Por eso, El Dorado es la casa del balón.

El Dorado Magazine vive por la actualidad, pero la realidad es que somos unos románticos. No podemos olvidar nuestra historia y para eso está la sección “Café 93”. Revive el pasado con anécdotas, historias, reportajes y nuestra marca estilística: el análisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *