Los opinadores son otros

Hace unas semanas, cuando el editor de Deportes del diario más leído del país, Gabriel Meluk, hizo pública su pelea cazada con otro profesional, nada menos que el ya cuestionado Faryd Mondragón, se reabrió un debate que lleva demasiado tiempo vigente y no debería: el de si los futbolistas deberían ejercer como comentaristas, o panelistas, o haciendo periodismo, o etcétera