La confianza lo es todo

Carlos Darwin Quintero llegó a dominar la Liga MX. Su sociedad con Oribe Peralta catapultó a Santos Laguna a pelear cada temporada por el campeonato. Partiendo desde la banda derecha, el nariñense recibía al pie, aceleraba, regateaba, combinaba con Peralta en la frontal y generaba el caos. La velocidad y precisión con la que ejecutaba todo era insostenible para todos los equipos del campeonato mexicano.